Museo Picasso Málaga. 15 aniversario

El mundo es el lienzo

  • El Museo Picasso acogerá del 9 al 11 de octubre la cuarta edición del Congreso Internacional Picasso, que llegará a Málaga por primera vez y que indagará en la Historia como inspiración, matriz y razón de la obra del artista

El 'Guernica de Picasso', expuesto en el Museo Reina Sofía de Madrid. El 'Guernica de Picasso', expuesto en el Museo Reina Sofía de Madrid.

El 'Guernica de Picasso', expuesto en el Museo Reina Sofía de Madrid. / Efe

Lo extraordinario, claro, sería encontrar un solo artista absolutamente impermeable a cada uno de los episodios históricos de los que fue contemporáneo. Incluso, un artista abstraído por completo de los acontecimientos históricos que le precedieron, por cuanto los sucesos presentes vienen determinados irremediablemente por aquéllos. Pero luego están los artistas que hacen de la Historia su verdadera materia prima, que obtienen de estos episodios no sólo motivos de inspiración sino una fidedigna aspiración de lo humano capaz de alimentar y dotar de sentido a su obra, lo que no se traduce necesariamente en la representación plástica o visual de esos acontecimientos. Y si hay un artista para el que la Historia puede llegar a significarlo todo, ése es Pablo Picasso. En realidad, que nada resultase ajeno al artista malagueño, cuya curiosidad pantagruélica le llevó a adoptar como objeto de transformación estética prácticamente cualquier cosa que quedara al alcance de su conocimiento (tal voracidad encarna, sí, uno de los tópicos picassianos más entrañables), viene a significar que todos los acontecimientos, grandes o pequeños, eran para él dignos de pasar a la Historia; que el relato histórico no se alimenta únicamente de las grandes conquistas, los magnicidios y los descubrimientos latitudinales, sino a menudo de las costumbres domésticas. Picasso atendió con igual disposición a la Historia y a la infrahistoria, y por eso, si existe algún artista digno de ser estudiado por su relación con la Historia como expresión humana, ése es Pablo Picasso. Dicho y hecho: el Museo Picasso Málaga acogerá del 9 al 11 de octubre, dentro de la programación especial por su decimoquinto aniversario, la cuarta edición del Congreso Internacional Picasso, que versará precisamente sobre Picasso e Historia y que contará con algunos de los expertos internacionales más reconocidos, solventes y respetados en lo que al estudio del malagueño y su obra se refiere.

Que Málaga sea sede a través de su Museo Picasso de este congreso no es una cuestión precisamente baladí. El Congreso Internacional es el mayor encuentro vinculado a Picasso de cuantos se celebran en España y uno de los más concurridos en todo el mundo. Sus tres ediciones anteriores se habían repartido entre Barcelona y Madrid; que ahora se incorpore Málaga a tan reservada liga contribuye a situar la ciudad natal del artista en el mapa picassiano más selecto también en lo que se refiere a lo académico y al ámbito intelectual. La nómina de invitados está a la altura en lo que a ambición y exégesis artística se refiere: el comité científico está presidido por Pepe Karmel, profesor de Historia del Arte de la Universidad de Nueva York que ya ha pronunciado un par de conferencias en el Museo Picasso Málaga; y lo completan Emilie Bouvard, conservadora del Museo Picasso de París; Emmanuel Guigon y Malén Gual, del Museo Picasso de Barcelona; José Lebrero, director artístico del Museo Picasso Málaga; y el catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Málaga Eugenio Carmona, con la coordinación de Ramón Melero, del Museo Picasso Málaga; y de Camille Frasca, del Museo Picasso de París. La oportunidad servida para aprender, analizar y contrastar todo lo relativo a Picasso y su siglo es para ser tenida en cuenta. En el mismo corazón de Málaga.

En gran medida, la programación del congreso se articula en torno a dos ejes esenciales: por una parte, la asunción de la Historia por parte de Picasso como tema principal de su obra; y, por otra, la posibilidad de atender a Picasso como escuela de Historia en relación al tiempo en que vivió. Así, Pepe Karmel pronunciará la primera conferencia principal el martes 9 sobre Picasso como pintor de Historia, mientras que la conservadora del Museo Picasso de París Emilia Philippot y la coordinadora de proyectos del mismo centro, Stéphanie Molins, disertarán posteriormente sobre un tema mucho más concreto: De la tristeza y el dolor: prostitución en las primeras épocas de Picasso (1900-1906), una revisión de los contenidos históricos que encierran los retratos de prostitutas que el malagueño realizó en sus etapas rosa y azul, antes del estallido definitivo que significó, en lo que se refiere al género, Las señoritas de Aviñón en 1907. Al espectador de hoy le es posible advertir claves históricas bien concretas en la recreación de estas escénicas a veces sórdidas, otras tocadas de cierta ternura, por lo general tristes y amargas. El mismo martes, la programación del congreso presentará su primer apartado dedicado a Picasso entre guerras con tres conferencias jugosas: Las consecuencias de la Gran Guerra: nuevos usos de la mitología en Picasso y Freud a cargo del profesor de la Universidad de Málaga Javier Cuevas del Barrio; Leyendo a Picasso en francés, alemán y checo: la recepción de la exposición itinerante ‘Pablo Picasso’ de 1921-1922, con la investigadora neoyorquina Anna Jozefacka y Luise Mahler, responsable del Leonard A. Lauder Research Center for Modern Art del Metropolitan; y Una mitología de las formas: Carl Einstein sobre Picasso, a cargo del profesor de Historia delArte en el Williams College de Williamstown Charles W. Haxthausen.

El miércoles 10, la ponencia principal quedará en manos de Béatrice Joyeux-Prunel, profesora de Arte Contemporáneo en la École Normale Supérieure de París, y versará sobre El efecto Picasso. Cambios de fase en la lógica histórica del arte moderno. El apartado Picasso entre guerras se muestra este día especialmente revelador, con conferencias en torno al auge del fascismo en 1934, la conciencia histórica del arte nuevo en España hasta 1940, las Figuraciones de entreguerras y la pieza teatral de Picasso El deseo atrapado por la cola (estrenada en París en 1941 con una lectura en la que participaron Albert Camus, Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir, entre otros). El mismo miércoles comenzará un nuevo apartado dentro del congreso en torno a Picasso después de la Segunda Guerra Mundial, con dos conferencias a cargo de la citada Émilie Bouvard y de la profesora de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid. Ya el jueves 11, este apartado tendrá continuidad con un amplio programa en el que se abordarán asuntos como la serie Femmes d’Alger y la posición de Picasso respecto a la peliaguda lucha por la independencia argelina, la perspectiva política desde la Segunda Bienal de Sao Paulo, la intuición de la posguerra y la descolonización africana, asuntos que el malagueño abordó de manera más o menso directa en el lienzo. La ponencia principal de este día corresponderá al profesor titular de la Universidad Politécnica de Madrid Esteban Casado en torno a Pintar la pintura: del Picasso copista a su interpretación cubista de la gran pintura occidental. El mundo queda así, íntegro, dispuesto en el lienzo.

Más información e inscripciones aquí

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios