Cultura

Algunos planes para esta Navidad

  • Del 'Mesías' de Haendel a cargo de la OFM a la muestra de Mafalda en La Térmica: algo más que roscos de vino

Además de los mantecados, las temibles reuniones familiares, los villancicos y las comidas de empresa para los afortunados que conservan su puesto de trabajo, la Navidad también trae consigo tiempo libre. Y, con él, la posibilidad de disfrutar de la oferta cultural malagueña, que en Navidad se hace especialmente abultada, con música, teatro y exposiciones para los gustos más variopintos.

Los melómanos tienen la cita los próximos días 19 y 20 en el Teatro Cervantes con el concierto de Navidad de la Orquesta Filarmónica de Málaga, que interpretará, bajo la dirección de Manuel Hernández Silva, y con la participación de la coral Cármina Nova (dirigida, a su vez, por Diego González), un clásico incontestable: El Mesías de Haendel. Eso sí, tampoco conviene perder de vista el concierto que la Joven Orquesta de Andalucía ofrecerá el día 23 en el Auditorio Edgar Neville, con Barry Sargent (fundador de la Orquesta Barroca de Sevilla) en la tarima y un programa delicatessen con obras de Corelli, Bach, Telemann y Pez. El Cervantes invita además a dos orquestas, la Orquesta y Coro Estatales Ucranianos de Kharkov con el Carmina Burana de Orff (el miércoles 17) y la Strauss Festival Orchestra para el Concierto de Año Nuevo (el 3 de enero). Si con esto no tienen bastante, siempre pueden acudir a los conciertos del Coro Nostro Tempo, este martes 16 en la iglesia de Santiago y el jueves 18 en la iglesia de Nuestra Señora de Las Angustias, en El Palo.

En otros palos, destaca el concierto de M-Clan en la Sala París 15 el próximo día 26, dentro de la gira de su 20 aniversario. Y antes, el día 20, comparecerá en el mismo escenario Efecto Mariposa para presentar su último disco, Comienzo. La Cochera Cabaret recibirá el día 26 a La Shica (aquí al lado la tienen, de espaldas), que presentará su nuevo volcán de fusión, Pequeñas infidelidades; y el día siguiente a la malagueña Irene Lombard con su Naturah, antes de la llegada el 9 de enero de la flamante nueva ganadora del Premio Nacional de Músicas Actuales, Carmen París. Tampoco cabe perderse a Carmen Boza el próximo viernes 19 en la sala Eventual, ni a Ángel Stanich el 27 en Velvet Club. El Teatro Echegaray opta un año más por lo tradicional con las zambombás como la de Encarni Navarro (días 19 y 20), alfajores incluidos. Lucrecia actuará el día 26 en el Cervantes, y aquí mismo otros viejos conocidos, los del Alabama Gospel Choir, celebrarán el 6 de enero que los Reyes Magos se han portado más que bien.

Para ir a ver teatro, lo mejor es hacerlo en familia. El árbol de mi vida, que la compañía malagueña Pata Teatro presenta del 26 de diciembre al 4 de enero en el Echegaray, es una muy recomendable pieza para niños que trata con hermosa naturalidad el asunto del paso del tiempo y la desaparición de los seres queridos. En un registro bien distinto, Rolabola y Manolo Carambolas presentan en el Cánovas su Circo de Navidad del 23 de diciembre al 4 de enero. El Teatro Alameda apuesta directamente por las adaptaciones de cuentos infantiles, pero también por el El príncipe y el dragón, nuevo espectáculo de títeres de la compañía Vil Teatro, aliada aquí con El Viejo Actor (y con Laura Vil y Steven Lance como actores manipuladores), para las matinales de los domingos. Otro clásico imprescindible de la Navidad es el ballet, y el Cervantes se marca dos tantos con otros tantos hits del simpar Tchaikovsky de la mano del Ballet Nacional Ucraniano de Odessa: El cascanueces el día 29 y El lago de los cisnes el 30 de diciembre y el 2 de enero.

En cuanto a exposiciones, los museos malagueños también adquieren un notable cariz familiar a través de sus talleres navideños (los plazos de inscripción, a través de sus respectivas webs, ya están abiertos). En cuanto a exposiciones, resulta altamente recomendable la recién inaugurada muestra de pinturas del rumano Adrian Ghenie en el CAC, donde quien no haya visto aún la exhibición de Maurizio Cattelan puede saldar la deuda hasta el 4 de enero. En el Museo Picasso se mantiene la temporal Picasso TV, una reveladora aproximación a la influencia que el electrodoméstico más peligroso de todos los tiempos ejerció sobre el genio. Y en el Museo Carmen Thyssen continúa la exposición Casas-Rusiñol. Dos visiones modernistas, así como la instalación dedicada al bicentenario de Manuel Barrón. Eso sí, más allá del arte, la exposición ideal para ir en compañía de niños es la que celebra los 50 años de Mafalda en La Térmica. Todo esto y mucho más, al cabo, para que no se diga que en Málaga nunca pasa nada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios