Cultura

Las reformas en el Albéniz comenzarán tras el Festival de Cine

  • El Ayuntamiento asume la rehabilitación del edificio, que ampliará su superficie

El pasado mes de mayo se resolvió la incógnita sobre la continuidad de uno de los espacios culturales más emblemáticos de la capital: el Cine Albéniz, referente del cine y el teatro en Málaga durante los últimos 60 años. A pesar de que la empresa propietaria del inmueble, Cines Alfil, había decretado el cierre por expropiación municipal, a los pocos días el Ayuntamiento rectificó, comunicando su decisión de dejar la sala en manos de la empresa hasta que comenzaran las obras de reforma. Finalmente, ayer el Ayuntamiento de Málaga anunció el comienzo de la rehabilitación del inmueble, una vez finalizado el Festival de Cine, que se celebra este año del 17 al 25 de abril.

Así a la celebración de la temporada de Teatro Infantil que programa el Cervantes ahora se añade la adaptación que el Festival de Cine ha comenzado a llevar a cabo en estas instalaciones municipales para desarrollar la duodécima edición del certamen. Una vez finalizada esta edición, la Gerencia de Urbanismo comenzará la adaptación del edificio a la normativa vigente, respetando el grado de protección arquitectónica que le otorga el PEPRI Centro.

Por otro lado, se plantea ampliar su superficie por su extremo sureste, con la construcción de un ámbito polivalente que enriquezca el potencial cultural del inmueble al tiempo que consiga colmatar sus traseras. Ambas actuaciones se realizarán de manera independiente, en dos fases.

La primera fase de la reforma consistirá en una actuación integral en la que, además de rehabilitar completamente la estructura del edificio, se redistribuirán recorridos para hacerlos accesibles. Entre otras actuaciones se remodelará la sala principal de la primera planta, disponiendo las butacas en graderío, con accesos desde las plantas primera y segunda. La superficie construida de la zona a intervenir en esta fase es de unos 1.778 metros cuadrados.

La segunda fase se centrará sobre las dependencias de almacenes, instalaciones y salidas de emergencia ubicadas en las traseras del edificio, junto a la falda de la Alcazaba, más una superficie añadida de unos 70 metros cuadrados que permitirá disponer de varias dependencias polivalentes de carácter cultural. Este nuevo espacio tendría dos salas multiusos, camerinos, salas de consulta bibliográfica e informática, aseos y salida a una azotea comunicada a la ya existente, desde la que se contempla el entorno monumental del Teatro Romano y la Alcazaba.

En 1945 el Albéniz se inauguró como cine-teatro. Contaba con 576 butacas de patio, 323 sillas de anfiteatro, y seis palcos,con cuatro asientos en cada uno. Un total de 27 empleados formaban parte de la plantilla, incluidos músicos de una orquesta para cuando se programaban obras musicales o variedades. Hoy, el funcionamiento del multicines se basta con cuatro trabajadores.

A mediados de los años 90, y con el ánimo de adaptarse a las nuevas tendencias, el local se transformó para acoger tres nuevas salas. Sin embargo, la imagen exterior que le imprimió el arquitecto José González Edo sigue intacta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios