Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Se tenga o no se tenga descendencia, todos los hechos reseñables van acompañados de un algún día se lo contaré a mis nietos. Supongo que es la forma que los seres humanos tenemos de darle la importancia que se merecen a los acontecimientos que nos ocurren. Algún día les contaré a mis nietos… Algún día les contaré a mis nietos que el mundo se paró en marzo de 2020 y que, como decían las redes sociales, la vida siguió su curso habitual. La primavera, que no tengo claro el día que comenzó porque para mí hace tiempo que todos los días son el mismo, llegó como lo hace siempre. Las flores, cuyo olor me llega a la ventana todas las mañanas, siguieron vistiendo a unos árboles que se preparaban para concebir frutos. Las golondrinas, las de Bécquer y las de todos, volvieron y se quedaron para siempre. Como los patos, que desde hace días se pasean por la ciudad como si fuera suya. Y en realidad lo es. Siempre lo ha sido.

Algún día les contaré a mis nietos que a las ocho de la tarde se detenía la poquita actividad que estuviésemos desarrollando para salir al balcón a aplaudir a los sanitarios, los héroes de esta pandemia. Les contaré que hicimos del humor nuestra mejor arma y que el amor nos brotaba a borbotones , aunque sólo pudiéramos transmitirlo de manera telemática. Les contaré que nos inventamos juegos y que ocupamos nuestros días con millones de actividades para no tener que pensar en lo que vendría luego, aunque pensar en ello nos quitase el sueño por la noche. Les contaré que fuimos solidarios, que tuvimos miedo y que fuimos responsables. Les contaré que aprendimos a vivir, porque se nos había olvidado, para que siempre tengan presente que la vida, cuando menos lo esperamos, nos sacude y zarandea, nos cambia las cartas a mitad de partida y pasamos de tener escalera de color a perderlo todo en una sola mano. Porque, como cantaba Serrat, hay que jugar las cartas que nos da el momento, mañana es sólo un adverbio de tiempo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios