Permítanme que hoy les cuente una experiencia personal; un hecho ocurrido hace tan solo unos días a bordo del buque de carga rodada Festivo. Propiedad a la naviera Marítima Peregar, este barco, llegaba a aguas malagueñas en abril de 2012 para sustituir al recordado Isla de los Volcanes en la línea regular entre Málaga, Ceuta y Melilla. Cubierta esta ruta hasta 2019, un cambio de planificación posicionaba al Festivo en el trayecto Algeciras Ceuta; una singladura que limitaba sus entradas malacitanas a los fines de semana.

Dicho esto, y aunque ya en otras ocasiones he escrito de él, hoy les volveré a mencionar a Juan Luis Rodríguez, un marino y mejor persona que desde 2012 navega como capitán del Festivo. Vinculado a Marítima Peregar desde 2002, sus muchas vivencias en la mar fueron, con el paso de los años, asentando una buena amistad; una relación que va más allá de nuestros respectivos apasionamientos por la mar y los barcos. Pero con independencia de todo esto, les diré que Juan Luis, además de un gran marino es un virtuoso cocinero; una afición que en algunas ocasiones demuestra a bordo de su barco.

Aprovechando sus estancias malagueñas de fin de semana, Juan Luis emplea algunas de sus horas de descanso para cocinar; una circunstancia de la que, en algunas ocasiones podemos disfrutar los amigos. Tras quedar suspendida dos años atrás una invitación por causa del virus, ahora, viendo ya el final del túnel pandémico, mi amigo reiteraba su convidada para degustar una de sus recetas.

Embarcado siguiendo las medidas Covid de estricto cumplimiento a bordo, una de las mesas de la cámara donde come toda la tripulación mostraba parte de las viandas que íbamos a disfrutar. Sentado en compañía del capitán y los primeros oficiales de cubierta y máquinas, después de unos aperitivos llegaron los gambones al estilo Festivo. Degustados estos entrantes, unas exquisitas alubias con codorniz cocinadas por Juan Luis se hicieron presentes en la mesa; un almuerzo completado con una tarta de queso a bordo de un barco que ya forma parte de la historia más reciente del puerto malagueño. Un buque capitaneado por un muy buen marino al que además la cocina no se le da nada mal.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios