Análisis

Francisco Javier Paniagua Rojano

Profesor Titular Departamento de Periodismo

¿Por qué solo un día de visibilidad?

En España el 14 % de la población adulta tiene diabetes, se diagnostican una media de 44 casos nuevos cada hora; y en Andalucía, un millón de personas tienen diabetes y un tercio no lo sabe. Y podría decirse, también, que un millón más tiene prediabetes

Como cada año, el día 14 de noviembre, se celebró el Día Mundial de la Diabetes, que este año con el lema "Si no ahora, ¿cuándo?" reivindicaba un mayor acceso a los cuidados para las personas que tienen esta condición, a veces silenciosa y, a veces, más traicionera de lo que pensamos. Han pasado 100 años del descubrimiento de la insulina y todavía millones de personas en el mundo no cuentan con la ayuda suficiente para controlar o combatir este trastorno.

En España el 14 % de la población adulta tiene diabetes, se diagnostican una media de 44 casos nuevos cada hora; y en Andalucía, un millón de personas tienen diabetes y un tercio no lo sabe. Y podría decirse, también, que un millón más tiene prediabetes. ¿Eso quiere decir que la estrategia preventiva no funciona? ¿Significa que no hay suficiente información? Y desinformación. Y poca pedagogía.

Solo hay que ver como algunos irresponsables estas últimas semanas que, por llevar la contraria, por postureo, por hacerse los graciosos o por no querer ver la realidad, compartían fotos en redes sociales atiborrándose de dulces, chocolate y chucherías. Mal ejemplo. Algunos de esos, o personas cercanas a ellos, vendrán a la foto, para decir que están con nosotros, prometerán nuevas acciones y medidas, pero días atrás hicieron un flaco favor.

No deberían olvidar que la comunidad de personas con diabetes puede tener influencia y determinación para generar cambios significativos. Pero hacen falta acciones. Hace falta que desde las instituciones se cuente con ellos y se pongan en marcha mecanismos para que podamos participar, de manera más activa, en el desarrollo de las políticas para hacer frente a esta otra pandemia de este siglo. Recordemos algunos datos. Según se recoge en la página web de la Fundación para la Diabetes Novo Nordisk, más de 460 millones de personas, (1 de cada 11) vivía con diabetes en 2019. Y la mitad no sabe la padece, y se estima que, en 2045 seremos 700 millones. Y ojo a este dato, una de cada dos personas con diabetes que necesita insulina no tiene recursos para acceder a ella. Dos tercios de las personas con diabetes viven en áreas urbanas y tres cuartos están en edad de trabajar, mientras que una de cada cinco, tiene más de 65 años. La diabetes fue la causante de 760 mil millones de dólares de gastos sanitarios en 2019 - 10% del total mundial gastado en atención sanitaria y no resulta suficiente.

Pero falta información que también aportaría valor. En 2019, tuve la suerte de tutorizar en la Facultad de Ciencias de la Comunicación, un Trabajo Fin de Grado, realizado por dos alumnas, Marta Martín -persona con diabetes- y Trinidad Fortes, en el que estudiaron, a través de una encuesta, cómo se informan y qué temas interesan más a las personas con diabetes. Aprendí mucho en este trabajo. La mayoría de las personas que respondieron al cuestionario confiesan que habitualmente se informan sobre salud en Internet, en foros y grupos de apoyo, revistas y otros medios; pero siete de cada diez reconocen que en quien más confían es en su médico.

Entre los tres temas que más interesan a las personas con diabetes en los medios, destacan los asuntos relacionados con los avances científicos y tecnológicos -páncreas artificial, células madres, bomba de insulina), la nutrición y las enfermedades vinculadas -pie diabético, la vista, etc.- Si un dato me llamó la atención en esta investigación, fue que ocho de cada diez personas consultadas consideraban que los medios deberían mejorar la información que publican sobre la diabetes. ¿Encontramos estos temas en los medios? No, o en todo caso, un día al año.

Todo esto me lleva a preguntarme, por qué solo este día, o esta semana que ha pasado, la diabetes tiene más visibilidad. ¿Qué hacemos el resto del año? ¿Vivirla en silencio? No. Al menos yo, intento no hacerlo. Y para ello cuento con un grupo de personas que me apoyan, día a día, cada una a su manera, y desde su posición, aportan su granito de arena. Soy un privilegiado, sí. Cuento con el apoyo de mis médicos, en mi centro de salud y en Hospital Civil, las psicólogas y el personal de enfermería, impecable su labor, poco reconocida a veces. Cuento con el apoyo del grupo de debut, en el que sigo, pese a no ser ya novato en esto, ahora para compartir mi experiencia y ayudar a otras personas a entender mejor la diabetes. Y cuento con el apoyo de algunos amigos, muy pocos, pero ahí están siempre, y de la familia.

Por eso reivindico que todas las personas con diabetes tengan la misma suerte que yo. Por eso, ayer y todos los días del año, me sumo a la petición a los gobiernos y a las autoridades sanitarias de la necesidad de garantizar el acceso asequible a los cuidados fundamentales a las personas con diabetes, sin olvidar la importancia que tiene un diagnóstico temprano y la prevención. Porque, como una vez, en un debate sobre cómo innovar en el trabajo, respondió una compañera, "si todos compartimos, la difusión es infinita" ¿Por qué solo un día de visibilidad?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios