América a vista de pájaro

Málaga tiene casi 150 lugares de Europa, Asia, África o América a los que ir directamente

Tras preparar durante años a una ciudad para ser el mayor centro aeroportuario del sur de España, ahora llega el momento de dar el salto al Nuevo Continente y todos quieren ser protagonistas, olvidando que la decisión no puede ser puramente localista.

La primera razón para ubicar en un aeropuerto el punto enlace con otro continente es el número de destinos que parten o llegan a dicho lugar. Hoy Málaga tiene casi 150 lugares de Europa, Asia, África o América a los que ir directamente. Sin embargo, el aeropuerto de Sevilla tiene prácticamente la mitad de destinos que Málaga, y todos concentrados en Europa y Marruecos, lo que disminuye considerablemente su atractivo estratégico.

La segunda se fundamenta en el tamaño de la infraestructura. En este sentido se trata de comparar un aeropuerto de tres terminales, dos pistas de despegue y aterrizaje, y capacidad para dar servicio anualmente a 30 millones de pasajeros, con otro que tiene una única terminal, una única pista y capacidad para 7 millones de personas. Por tanto, salvo que se quisiesen tomar decisiones arbitrarias, el elegir entre dos ubicaciones que se encuentran, desde el punto de vista aeroportuario, en ligas absolutamente distintas, no tiene sentido alguno. El máximo aprovechamiento de las infraestructuras y un uso adecuado de nuestros impuestos, deben abanderar las decisiones políticas. Y, evidentemente, optar entre no gastar en lo que ya existe o la ensoñación de seguir inyectando dinero sobre lo que se usa poco, tiene una solución bastante sencilla.

Un tercer punto de discordia sería el propio perfil de uso que tienen los aeropuertos. Málaga cuenta con 24 horas diarias de apertura, más de 160 mostradores de facturación, cientos de lugares de ocio y restauración y gestiona más de 150.000 vuelos anuales. Sevilla cierra por la noche el aeropuerto y moviliza desde sus 42 mostradores de facturación unos 58.000 vuelos. Sin embargo, podemos observar que Sevilla gestiona más de 12.5 millones de mercancías mientras Málaga apenas llega a los 2.8 millones. Es decir, se comprueba la diferencia entre un aeropuerto destinado a las personas y otro con preferencia para la carga y descarga. Por tanto, si queremos enlazar a las viajeros que vienen desde América o van hacia allí, siempre será más lógico hacerlo desde un aeropuerto previsto para el público en general, que para eso lo tenemos desde hace años.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios