Luces y sombras

Buenas noticias

Unicaja Banco, la Universidad y el PTA son los tres pilares para reforzar la imagen de Málaga como nueva potencia emergente

Decidió Teodoro León Gross pedirnos a algunos periodistas para su programa de Nochebuena de Mesa de Análisis, en Canal Sur, que elaboráramos una portada de este año. Pero sólo con buenas noticias. Y en estos meses en los que continuamos con la pandemia a cuestas, con los test de antígenos casi más caros que los langostinos tigre, con el recuerdo del incendio de Sierra Bermeja, con la sequía y el temor de que a la vez nos inundemos con las últimas lluvias; lo cierto es que no resulta nada difícil elaborar una primera página con informaciones que invitan al optimismo.

Asistimos a un goteo constante de empresas tecnológicas que quieren asentarse en Málaga. Desde Google, con su centro de ciberseguridad que deberá abrir en 2023, a Vodafone por citar dos multinacionales. Pero incluso con firmas de capital chino que anuncian una extensión para investigar en el Parque Tecnológico de Andalucía, el PTA, al que ahora llamamos Málaga TechPark.

Málaga es un destino muy competitivo porque reúne todos los requisitos. Y no sólo hay que pensar en la Costa del Sol y la capital. El interior es un oasis por descubrir, si se mejoran las comunicaciones. Las viarias y las digitales. Gran impacto esa declaración de la Sierra de las Nieves como Parque Nacional. Antequera ofrece una oportunidad logística en la que lleva trabajando más de una década. La comarca del Guadalhorce es una zona ideal para vivir. Y alguien en la Axarquía debería aprovechar las sinergias. Con Madrid no se puede competir a campo abierto. La capitalidad y la presencia de las principales instituciones políticas y económicas obligan a las empresas a mantener sus centros de operaciones. Pero incluso se percibe una cierta saturación. Barcelona, por más que los independentistas sigan ensimismados, pierde comba. De ahí que más allá de los negocios, -que es lo que debe primar- que Málaga aporte al sistema financiero nacional uno de sus principales bancos refuerza esa imagen de nueva potencia emergente. La globalización lleva a la concentración. Pero deja nichos de mercado imprescindibles para garantizar la viabilidad de las entidades que aguanten y sepan jugar su papel. Unicaja Banco junto con la universidad y el ya citado PTA son los tres principales pilares que esta provincia necesita para dar ese salto de calidad, más allá del turismo y del sector servicios, que para nada podemos olvidar. Como la agricultura.

En este escenario, la carrera oficial por esa Expo internacional de 2027 tampoco se debe desestimar. Sería un peldaño más. Cruzar el primer cuarto de este siglo con un objetivo concreto. Este 2021, pese a todo, nos ha dejado muy buenas noticias.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios