L OS sondeos para buscar gas en la Costa del Sol se ha convertido en el caballo de batalla del PSOE contra el PP a la espera de provocar el malestar del electorado contra el Gobierno en los municipios del litoral. El asunto ahora mismo son fuegos artificiales. Con los plazos actuales es prácticamente imposible que Repsol pueda comenzar los trabajos en febrero de 2015, la fecha en que existe autorización, así que de nuevo se pedirá una demora para 2016. Y entonces ya se verá. Lo curioso del caso es que buena parte de los trámites que realizó la multinacional se ejecutaron y obtuvieron luz verde durante el Gobierno socialista. Por lo visto la memoria es efímera. Para completar el desaguisado, el presidente de Diputación aceptó una moción que le conminaba a verse con el ministro de Industria, Energía y (para más inri) Turismo para intentar convencerle. Bendodo ya ha tenido la oportunidad de charlar con José Manuel Soria, por ejemplo con ocasión de las jornadas empresariales España-Estados Unidos, celebradas hace una semana en Marbella. Si Bendodo no ha dado cuenta de los contactos, podemos deducir cuál es la postura del ministro. Soria es de Gran Canaria y si allí se han autorizado los sondeos pese a las protestas difícil que se tome la decisión contraria para Málaga.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios