La China de Ángeles Muñoz

El viaje que ahora se denuncia data de 2014. El PSOE gobernó dos años Marbella desde 2015

Uno de los clásicos en la vida política es sacar algún trapo sucio del rival de turno durante la campaña electoral. En general, la táctica se emplea cuando hay poca confianza en las posibilidades propias y se apuesta por ganar gracias al desgaste ajeno.

En muchas ocasiones, el partido político al que le interesa minar al contrario dispone de una documentación que prueba la teórica fechoría –en el caso de las elecciones municipales de un alcalde–, y le pasa los papeles a algún medio de comunicación afín. Si lo denunciara él mismo perdería credibilidad y la intención es restarle votos a los indecisos del oponente. En campaña, unos y otros se tiran los trastos a la cabeza. Así que es la música habitual y nadie se alarma. Una vez divulgada la información, el partido filtrador se muestra sorprendido y escandalizado por la investigación periodística y exige responsabilidades.

Los viajes a cuenta del erario público, en la política municipal, son asuntos muy socorridos. Y si aparecen familiares más. La historia protagonizada por la alcaldesa de Marbella y candidata del PP reúne estos y más ingredientes. El Diario.es ha publicado las facturas de uno de los viajes a China de Ángeles Muñoz. La información asegura que invitó a la estancia hotelera de lujo a un hijo y a una hermana. Muñoz alega que su vástago ya estaba por China de prácticas y que igual se pasó por la habitación. No representó un cargo extra para el Ayuntamiento ¿Qué hacía ella en el lejano oriente, además de ver a su hijo? Buscar turistas. Lástima que a los visitantes chinos el sol y la playa les atraen bien poco. Es una cuestión cultural. Eso sí, Muñoz puso todo su empeño en captarlos. En año y medio giró visita al milenario país hasta en tres ocasiones.

El asunto ahora conocido data de 2014. Pero estamos en campaña. El PSOE alcanzó la Alcaldía en 2015 y permaneció dos años en el poder. Cuando estaba en la oposición intentó sin éxito obtener la documentación de los polémicos desplazamientos al gigante asiático. Y mientras gobernó tampoco la debió conseguir. Se supone que de descubrir alguna irregularidad, su obligación legal era denunciarla.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios