Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Punto de vista

José Ramón del Río

jdel35@hotmail.com

Coaliciones electorales

Esta polémica me hace recordar las elecciones al Parlamento de Andalucía de la segunda legislatura, en 1986

Las elecciones autonómicas que se celebraran en el mes de abril han puesto en consideración las coaliciones en el centroderecha, que en el panorama nacional se reducen hoy al PP y al menguado Cs. Ya se habló después de las elecciones del mes de abril de la fórmula España Suma y, con más razón, después de las del mes del noviembre. Es un tópico la de "la unión hace la fuerza". Sin embargo, hasta el tópico admite excepciones. Feijóo, actual presidente de la Xunta de Galicia, que ha ganado tres elecciones autonómicas con mayoría absoluta, ahora se enfrenta a la cuarta elección en las que las encuestas también le dan el triunfo con esa mayoría. En la de ahora, quería la dirección nacional del PP que se acudiera en coalición con Cs, a lo que se ha negado Feijóo por entender que, siendo un partido inexistente en la región, nada le aportaría y le colocaría en situación difícil con sus bases. No va a ocurrir así en el País Vasco, donde la negativa inicial del líder del PP, Alfonso Alonso, de reservar dos puestos de salida en las listas de Álava y Vizcaya a Cs ha sido resuelta por el expeditivo procedimiento de sustituirlo a él como candidato. Así que el que fue alcalde de Vitoria, diputado nacional y autonómico vasco, portavoz del PP y ministro de Sanidad ha sido el candidato sólo durante 13 días.

El candidato designado por la dirección nacional tiene por delante la tarea de, al menos, igualar los últimos resultados que obtuvo el PP vasco en las últimas elecciones autonómicas: 107.000 votos y 9 diputados. En ellas, Cs tuvo 23.000 votos y ningún diputado, al igual que el PP en las elecciones generales, en las que se quedó sin representación en el Parlamento nacional.

Esta polémica me hace recordar las elecciones al Parlamento de Andalucíade la segunda legislatura, en 1986. La UCD había desaparecido y sustituida por el CDS de Suárez, pero militantes que habían sido de la UCD habían creado el PDP, liderado por Oscar Alzaga y el Partido Liberal, de Segurado. La dirección nacional de AP había convenido con dichos partidos una coalición que se llamó Coalición Popular, de manera que en puestos presuntamente de salida se incluía candidatos de dichos partidos. En Cádiz, que es lo que recuerdo, ocuparon los puestos 2 y 4, y así sucedió en el resto de las provincias andaluzas, saliendo elegidos. Pues bien, al inicio de la sesión constitutiva, los portavoces de dichos partidos anunciaron que la coalición se rompía, pero que se quedaban con sus escaños, porque son de los elegidos y no del partido.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios