Cartas

DecepciónThe Wall Street Journal

No más mentiras

Estamos frente a unas elecciones generales y es nuestro momento de decidir como seres libres. Un momento que podría ser único, porque la democracia es un bien escaso y la podemos perder. Por consiguiente, piensa y decide. No pases, no te quedes en casa aguardando a lo que venga, porque nadie debe disponer por ti. Siempre hay una opción mejor y es nuestro deber encontrarla. Nuestro presente y nuestro futuro están en juego. La verdad es el único caldo de cultivo de los valores de la democracia. La verdad no es una entelequia, ni una quimera, ni una difícil e inalcanzable utopía. La verdad es sencillamente la verdad. Ella es lo que hay de cierto en nuestros pensamientos y en nuestras acciones y eso lo sabemos por propia experiencia, aunque a veces intentemos autoengañarnos. Es la correspondencia entre lo que pienso y conozco con lo que digo verbalmente o por escrito. Nunca debemos aceptar la mentira como bandera, porque dejaremos de ser libres. Podemos pensar y creer cosas distintas, ver la botella medio llena o medio vacía. Es nuestro derecho y todos deben respetarlo. Estaremos con la mayoría y gobernaremos, iremos con una minoría y defenderemos nuestros criterios sin gobernar, o estaré solo y deberé reflexionar... No hemos de temer a quienes discrepan, sino a quienes mienten. Por esto hay que luchar con todo el peso de la ley contra la mentira y contra quienes nos roban la libertad.

Javier Peña (Correo electrónico)

Inmovilismo en Andalucía

Vaya por delante mi máximo respeto por las personas mayores. No son ellas a quienes se refiere mi reflexión, sino más bien a esos viejos de espíritu, de comportamiento y de práctica política rancia que representan algunos de los que se presentan a las elecciones generales y andaluzas del día 9 de marzo. Chaves y Arenas, pero también muchos más como Alfonso Guerra, Zarrías o Valderas, políticos que llevan más de 20 años en los que parece que no se hayan bajado del coche oficial. No es por su edad, dado que siempre se ha dicho que "la experiencia es un grado", sino por lo que representan de inmovilismo en esta democracia que vivimos en Andalucía y que necesita un paso más para consolidarse definitivamente. Las mismas caras, las mismas viejas promesas incumplidas, los mismos personalismos mostrando lo imprescindibles que son y lo a gusto que está cada uno en su sitio: unos mandando vitaliciamente y otros instalados como gallos de la oposición; mientras tanto, seguimos esperando que se rompa esta dinámica de conformismo y nos lleguen las medidas de empleo, de educación, de vivienda, del sector agrario o de infraestructuras que tanto necesitamos. Los mismos actores, muy buenos actores en demasiadas ocasiones pese a no llegar ni por asomo al nivel de Javier Bardem en su último filme americano.

Francisco Martínez (Correo electrónico)

No se puede negar que José Luis Rodríguez Zapatero siempre ha estado lleno de nobles propósitos: detener al grupo terrorista vasco de ETA, proteger a España de los atentados islamistas, ampliar las libertades y el autogobierno o gobernar con consenso y diálogo. No obstante, si se examina España cuatro años después de su inesperada y espectacular elección en marzo de 2004, parece que se confirma el viejo dicho de que el camino del infierno está pavimentado de buenas intenciones. Las elecciones del 9 de marzo serán un referéndum sobre su actuación. En cuanto a las promesas consenso y diálogo de Zapatero, durante estos últimos cuatro años se han producido las peleas políticas más bulliciosas, maliciosas y agresivas de la reciente historia española. Es probable que éste sea el único punto de consenso entre los políticos del país. A medida que se aproximan las elecciones, los socialistas se mueven hacia el centro. Pero su tardío apoyo a la propuesta del PP de ilegalizar algunos partidos políticos que actúan como fachada política de ETA llega demasiado cerca del día de las elecciones para convencer a nadie de su sinceridad en materia de terrorismo. Tras las últimas elecciones, miles de personas coreaban "¡No nos decepciones!" a Zapatero. (...)

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios