Claudio Álvarez

Ginecólogo Centro Gutenberg

Un Día Internacional de las Familias con un significado muy especial

El ginecólogo del Centro Gutenberg reflexiona sobre la reproducción asistida en tiempos del coronavirus

El ginecólogo junto a otra trabajadora del Centro Gutenberg. El ginecólogo junto a otra trabajadora del Centro Gutenberg.

El ginecólogo junto a otra trabajadora del Centro Gutenberg. / Javier Albiñana

EL día 15 de mayo de cada año, conmemoramos el Día Internacional de las Familias. Este año lo hacemos, además, en mitad de una de las crisis sociales y sanitarias más complejas a las que se ha enfrentado la humanidad, la pandemia por COVID-19.

Celebramos el Día de las Familias, sin poder reunirnos, sin poder abrazarnos, sin poder estar “en familia”, salvo por los famosos encuentros digitales que nos brindan las nuevas tecnologías, y sabiendo que son justamente las familias las que se han llevado la peor parte de esta grave crisis. Muchas han perdido a uno o varios de sus miembros, sin tan siquiera poder acompañarlos, darles el último beso o despedirse. Para ellos toda nuestra comprensión y el recuerdo, siempre.

Quienes hemos tenido la fortuna de disfrutar de salud en el entorno familiar, nos hemos visto obligados, de la noche a la mañana a cambiar nuestra vida cotidiana para proteger a nuestros más pequeños y hacerles llevar el confinamiento un poco más “normal” y a nuestros mayores que no podían valerse por sí solos, ayudarles y devolverles un poco la mano por lo que nos han dado.

Dicen que esta crisis la ha producido el colapso de nuestra acomodada sociedad, pero también ha logrado poner en valor y sacar lo mejor de nosotros, reflejado en los aplausos diarios de las ocho sin discriminación alguna, solo reconociendo a los verdaderos héroes y salvadores de esta crisis, que por cierto muchos de ellos no podrán estar con sus familias este 15 de mayo para que nosotros si podamos hacerlo.

En medio de este escenario caótico, se paraliza casi cualquier actividad y muchas mujeres y parejas que estaban en tratamiento de reproducción asistida para formar su familia se ven obligados a paralizarlo y posponerlo. Esto, sin duda, ha supuesto una fuente más de preocupación e incertidumbre a lo que de por sí ya supone dar el paso y decidirse en acudir a una clínica de reproducción para poder ser padres.

Los centros de reproducción ya tienen autorización para retomar los tratamientos

En la fertilidad, como sabemos, el tiempo juega en contra y en muchas pacientes, cada mes puede disminuir la probabilidad de lograr el sueño de ser madres. Afortunadamente desde hace casi dos semanas los centros de reproducción asistida ya contamos con los permisos necesarios para poder retomar los tratamientos de fertilidad en toda España.

Obviamente, como en toda crisis, hay un antes y un después y la pandemia por COVID-19 no escapa a ello. Las medidas de seguridad y prevención que hemos tenido que tomar son numerosas y nos hemos adaptado a esta nueva situación o nueva normalidad, cuyo objetivo final es velar por la máxima seguridad para nuestros pacientes y sus futuros bebes, es decir, su futura familia, y por supuesto sin dejar de lado la seguridad de nuestros compañeros de trabajo.

Desde la entrada en el centro, nuestros pacientes sentirán la diferencia; uso obligatorio de mascarillas, refuerzo de medidas estrictas de higiene, control de temperatura, mamparas protectoras en recepción y consultas médicas, redistribución de agendas médicas para evitar aglomeraciones y mantener distancias de seguridad, pruebas diagnósticas para Covid-19, etc. Esta nueva normalidad en el trabajo clínico diario ha supuesto instaurar una nueva forma de practicar la medicina moderna y que posiblemente ha llegado para quedarse. Toda crisis por definición es una oportunidad para mejorar, solo depende de nosotros. ¡Feliz día de la familia!

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios