Crónica Levantisca

J. M. Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

Izquierda inútil

Fuese y no hubo nada, ése es el resumen de las dos legislaturas de los 'anticapis' en el Parlamento andaluz

Fuese y no hubo nada. Éste es el resumen de las dos legislaturas de los anticapis en el Parlamento andaluz. Más allá de la denuncia general de los males del mundo, no ha habido nada.

Podemos se estrenó en Andalucía con 15 escaños en 2015, con fuerza suficiente para alcanzar acuerdos con el PSOE gobernante, pero puso el mismo empeño que los socialistas en un acuerdo: ninguno. Quien ha intentado descolgar un telón de opacidad sobre sus últimas decisiones, quería que sus negociaciones con el PSOE se retransmitiesen por Canal Sur. Ni ella ni Susana Díaz deseaban gobernar juntas, pero la legislatura duró años y hubo ocasiones en que Podemos podría haber forzado al PSOE a negociaciones parciales, para modificar ciertas leyes, para incluir reformas, pero se acabó el mandato y no hubo nada.

Gracias al sostén territorial de Izquierda Unida, Adelante Andalucía obtuvo 17 escaños en las elecciones de 2018 y, aunque ya no fuese posible influir en el Gobierno, no ha habido ninguna estrategia común con el PSOE. Ni siquiera el intento. Como Díaz, Rodríguez sólo quiere gobernar en solitario, por una imposible mayoría absoluta.

Teresa Rodríguez y sus anticapis son la mayor expresión de la izquierda no útil. Si pudiendo gobernar, se rechaza, ¿para que se presentan a unas elecciones? Debe ser un caso único en el mundo. Las bases andaluzas de Podemos aprobaron la entrada en el Gobierno de Pedro Sánchez, pero sus dirigentes se marchan al ver concluida la coalición. Es ahora cuando, de verdad, podrían cambiar la vida de esa gente de la que tanto hablan, cuando tienen acceso a los ministros, cuando hay poder para la iniciativa legislativa, cuando se influye en los presupuestos. Es un portazo a la política para encapsularse como lo que siempre han sido, unos adolescentes fósiles.

La escenificación de la salida muestra el absoluto disparate en el que viven. Teresa Rodríguez se va de Podemos, pero quiere quedarse en y con Adelante Andalucía, a pesar de que es un partido registrado por Izquierda Unida y los morados. Atacó a los periodistas por desvelar su marcha antes de la fecha que ella eligió -el jueves-, aunque lo había pactado con Pablo Iglesias el martes. Asegura que quiere liderar "un nuevo sujeto político", pero censura a quienes concluyen que eso significa la aparición de un nuevo partido. Y se convierte en andalucista, que es la última ideología donde los troskistas van a perpetrar su entrismo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios