Llegan fuertes lluvias

De tanto desligarse de su partido, al alcalde no le va a quedar más remedio que refundar el Partido Popular

De tanto desligarse de su partido, al alcalde no le va a quedar más remedio que refundar el PP, pero fuera del PP, al estilo de lo que hizo su colega Martín Serón con aquello de "Por Alhaurín". Por días Paco parece que esté también a punto de fundar "Por Málaga", siempre desde la lealtad al PP, por supuesto. Como cuando Groucho fue pillado in fraganti cenando con otra señora, "¿Que por qué estaba yo con esa mujer? Porque me recuerda a ti. De hecho, me recuerda a ti más que tú". El alcalde ya cree que recuerda al PP más que el PP. Y es cierto que arrastra a muchos votantes, como Martín Serón, pero no es menos cierto que cuando el PP lo puso en la alcaldía, a dedo, sin ganar unas elecciones, no era más que un anodino concejal de provincias. De la Torre es un producto del PP, por más que él piense que es un producto directamente del Altísimo, si no el propio Altísimo. Pero lo notorio no es que el alcalde lo haya olvidado, que es un síntoma muy típico del endiosamiento y la megalomanía. Lo notorio es que lo haya olvidado el PP, y piensen que sin Paco ya no son nadie. Sin Paco son exactamente lo que eran antes de crear a Paco de la nada. Son un partido, que es algo mucho mejor que una parroquia de adoradores de su Insustituible Líder. Lo mismo que Podemos sería mucho mejor sin la devoción de Iglesias. Y lo mismo que el propio PP es mucho mejor sin Aznar. Quizá se pierdan votos, pero no se degrada el partido, rebajándolo constantemente a la extravagancia de una persona, que además se volverá más y más caprichosa y grotesca. Y más y más celosa de su protagonismo y de la imposición de su santísima voluntad.

Pero nadie es eterno, ni siquiera en política. El PC tuvo que sobrevivir a Carrillo. El PSOE tuvo que sobrevivir a González. Y el PP de Málaga debe intentar sobrevivir a De la Torre, antes de que sea demasiado tarde y eche por tierra lo mucho o poco que hayan conseguido en la ciudad. Porque si ellos no se valoran, la gente tampoco lo hará. Si dejan que llegue el momento en que sus votantes crean de verdad que todo el mérito es de Paco, entonces el PP de Málaga no será absolutamente nada, por años. Por no perder unos concejales lo habrán perdido todo, y, lo que es mucho peor, le habrán dado la razón al alcalde. Después de mí, el diluvio. Párenle ya los pies, o preparen los paraguas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios