El zoco

juan lópez cohard

Pactos

No hay que restituir lo que no ha existido" respondió, tumbando el micrófono, en un gesto de autoridad, a Espinosa de los Monteros, diputado de Vox, ante su interpelación de que cuándo el Gobierno iba a restituir la credibilidad de las instituciones. Cuánto hay que agradecer a la señora Calvo su capacidad de sacarnos de vez en cuando una carcajada. La respuesta me ha recordado las palabras del extraordinario humorista americano Will Rogers, que también fue un reconocido actor del cine mudo: "No hay ningún secreto en ser humorista cuando tienes a todo el gobierno trabajando para ti". Algún filosofo sabio dijo (y si no lo dijo ninguno, alguno lo debería haber dicho) que el humor y la estupidez nos hacen felices.

Alfa Canis Maiore, también conocida como Sirius, haciendo caso omiso del coronavirus, prepara ya sus vacaciones y está pronto a visitarnos trayendo de la mano la agobiante canícula veraniega, que por eso se llama así, por canis (can, o sea perro) y, por eso también, decimos que esos son días de perros porque es la época de más calor del año.

Y si la primavera la sangre altera, la canícula veraniega la sangre sosiega. Baja la tensión arterial, aumenta la tripa con la cerveza y prima la soberana siesta. Acaso, sea la mejor época para los pactos, los acuerdos políticos y las reconciliaciones amistosas, porque con tanto calor to er mundo e güeno. Estamos ante serias amenazas económicas según las predicciones de organismos competentes en la materia, tanto nacionales como internacionales. Y, lo que es peor, seguimos con una seria alerta de rebrotes de contagios del Covid-19. Las perspectivas de la caída del PIB en España son aterradoras. Si hacemos caso al Fondo Monetario Internacional caerá un 13% este año, pero si es el Banco de España el que acierta, en el segundo trimestre, la caída habrá sido de un 22%. En cualquier caso el desplome de la economía va a ser de unas enormes dimensiones. Ante ello, todos los agentes sociales y económicos coinciden en que, para paliar una recesión de dicho calibre, se hace imprescindible unos acuerdos entre todas las fuerzas políticas que hagan posible la reconstrucción de nuestra economía y de los efectos sociales causados por la pandemia.

Quizá con la canícula veraniega y la sangre sosegada, los partidos y sus políticos entiendan lo que significa un pacto: Acuerdo entre dos partes que obliga a ambas a cumplir con las obligaciones pactadas. Vaya un ejemplo de no haber entendido absolutamente nada de lo que significa el palabro: Después de la manifestación de diversos colectivos ciudadanos en Andalucía, entre los que se encontraba IU, para reclamar un pacto para la reconstrucción social en España, su coordinador y portavoz de Adelante Andalucía, Toni Valero, manifestó que en la "nueva normalidad" hay que apostar por la "hoja de ruta que se vislumbra desde el Gobierno central". O sea que lo que reclama es un pacto nacional de todos los partidos y agentes sociales, sea cual sea su ideología, en el cual se obliguen a aceptar la hoja de ruta que proponga el Gobierno del PSOE-UP. Pues, señor Valero, eso no sería nunca un acuerdo con un pacto como resultado, eso sería un contrato de adhesión. Así, mal vamos, aún en plena canícula.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios