El zoco

juan lópez cohard

Pedro y el lobo

No, no me refiero a la sinfónica composición de Prokófiev, sino más bien a la fábula atribuida a Esopo, El pastor mentiroso, conocida también como Pedro y el lobo. Decía Abraham Lincoln que "se puede engañar a todo el mundo algún tiempo… se puede engañar a algunos todo el tiempo… pero no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo". Error, no conoció a Pedro Sánchez.

En política la mentira es un arte ineludible y fundamental, pero confieso que me ha sido muy difícil encontrar a alguien con el historial que tiene nuestro presidente del Gobierno en el ejercicio del citado arte. Por eso he llegado a la conclusión de que si hay alguien capaz de sacarnos del embrollo en el que estamos metidos, ese es Sánchez. Y me explico.

Repasando a botepronto su historial se queda uno impresionado. Ya, en sus inicios, cuando accedió a la secretaría general del PSOE, mintió a su comité federal y comenzó a hacer pactos a espaldas suya. Tal fue la sorpresa cuando lo descubrieron que, como aún les quedaba algo de vergüenza torera a los barones socialistas, lo expulsaron quitándole de la secretaría general.

Pero volvió. Con su proverbial disimulo convenció a las bases socialistas y, dejando con tres palmos de narices a los barones del comité federal, recuperó el puesto de secretario general. Y comenzó su escalada política a pesar de la escasez de votos en las urnas.

Con una desfachatez apologética comenzó a engañar a los votantes. Juró y perjuró que no pactaría jamás con Podemos, no podría dormir cogobernando con Iglesias, aseguró. "Nunca pactaré con el populismo, el final del populismo es la Venezuela de Chaves, es la pobreza, las cartillas de racionamiento y la falta de democracia". Pactó. "No voy a permitir que la gobernabilidad de España descanse en partidos independentistas", dijo refiriéndose a pactos con ERC. Pactó. "Con Bildu no vamos a pactar, si quiere se lo repito veinte veces", afirmó en una entrevista. Pactó.

Este último pacto con Bildu ha sido apoteósico. Ha engañado a sus socios de gobierno, como el PNV, ha dejado en entredicho a Ciudadanos, cuando le había dado su apoyo al decreto del estado de alarma, ha engañado a su propio Gobierno, que se ha enterado del pacto por la prensa, y ha dejado al pie de los caballos a la ministra de Economía, Nadia Calviño. Pero lo mejor, esto es insuperable, es que con ese pacto solo conseguía la abstención innecesaria de los proetarras, pero con la mejor cara de convencimiento, serio e impertérrito, declara al pueblo español que la culpa de dicho pacto la tiene el PP por no apoyarle. ¡Es magnífico!

Estoy convencido. Este tío es capaz de ponerle los cuernos a su mujer con su suegra, su cuñada y el ama de llaves de la Moncloa, convenciéndoles de que es para salvarles la vida y, además, que la culpa la tiene el PP. Por eso creo firmemente que Pedro Sánchez nos puede salvar de esta encrucijada económica en la que nos ha dejado la pandemia. Pedro es capaz de engañar a Merkel, a Macron, a toda la UE en bloque, sacarles la pasta gansa, no pagar después y echarle la culpa a la oposición. Con Pedro nunca llega el lobo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios