Preguntas para el curso 2017-2018

A la espera del dato de agosto, la Costa, en lo que respecta al turismo nacional, comienza a dar síntomas de agotamiento

Todos a sus puestos. La llegada de septiembre implica el comienzo de la temporada oficial y la persistencia de los problemas que se aplazan al otoño, cuando el verano solo es una excusa para ganar tiempo. Así que podemos ahora plantear las mismas preguntas que nos formulábamos en agosto.

¿Qué sucederá con el Metro y ese tramo del tranvía al Civil. Se atreverá la Junta a licitarlo en octubre, la última fecha que se maneja? ¿Cuál será la postura del alcalde de Málaga ante esta obra, encabezar la manifestación en contra o ceder?¿Qué sucederá con el AVE barato a Sevilla, con el Gobierno empeñado en ejecutarlo tal como está concebido pese a las numerosas voces que se oponen? ¿Y la sequía? ¿Seguimos a la espera de que la gota fría acierte de lleno en alguno de los grandes pantanos para aplazar una vez más el problema? ¿Se hará realidad la promesa de sustituir la desvencijada red de tuberías para, entre otras cosas, permitir un trasvase adecuado de agua de una costa a la otra, cuando el embalse de la Concepción se llene como cada otoño? ¿Se organizarán por una vez los agricultores para exigir a la Administración una solución a un problema endémico, que perjudica a un sector trascendental para la economía malagueña?

¿Y el turismo? A la espera de los datos de agosto, en julio ya se ha visto que para el público más entendido, en este caso los viajeros que mejor conocen el destino, la Costa del Sol comienza a dar síntomas de agotamiento. Me refiero a los malos datos de las pernoctaciones hoteleras en el turismo nacional, no así el internacional. Algunos empresarios han dado la voz de alarma: no se puede crecer de forma indefinida, hay que buscar otras fórmulas de posicionamiento distintas al número de visitantes.

En política, ¿quién vencerá en las primarias del PSOE de Málaga? ¿Serán capaces los sanchistas de dar la sorpresa o Susana Díaz podrá presumir de liderazgo total? ¿Como afrontarán la etapa de transición Francisco de la Torre y Elías Bendodo, cuando la próxima primavera el PP tiene ya previsto nombrar a éste candidato oficial a la Alcaldía de la capital? ¿Habrá antes alguna sorpresa? ¿Mantendrá el alcalde su postura hasta el final de agotar el mandato? ¿Será la semipeatonalización de la Alameda Principal de la capital el último gran hito que (en este caso en colaboración con la Junta) dejará el regidor como legado? ¿O se plantea alguna sorpresa y guarda algún nuevo museo en la bocamanga de su despedida?

Y una cuestión menor. ¿Alguna vez serán capaces de pronunciarse los arquitectos sobre el futuro rascacielos en el puerto y qué pesará más en su dictamen?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios