Político en cien días

Queridos reyes mayos (2021)

Un año más, e impasible el ademán, os vuelvo a escribir esta carta en la esperanza de que al menos os llegue

Un año más, e impasible el ademán, os vuelvo a escribir esta carta en la ingenua esperanza de que al menos os llegue.

Como todos los años, vuelvo a pediros un metro hasta la Alameda. Seguro que este año lo consigo, que ya es hora. El metro hasta el Civil, la lanzadera al Parque Tecnológico y el tren a Marbella los podéis meter donde quepan, que ya sé que no hay mucho sitio para estos juguetitos. La culpa es vuestra, que fuisteis los que me hablasteis de ellos. Por eso me da palo y no quiero ilusionarme con el Eje Litoral. Que no es que no me guste, es que no sé cuánto tiempo llevo oyendo lo de los intercambiadores de la Marina y la estación, y no me creo mucho lo de que ahora sea todo eso y el soterramiento desde Muelle de Heredia hasta después de la Malagueta. Solo le falta el puente sobre la bahía. Claro que, si no os molesta que pida, también me gustaría pedir el arreglo del Guadalmedina. Y no os pido la obra, que ya sé que este año no es posible, me refiero a los papeles del Plan Especial. A este paso, se van a juntar con los del Plan Litoral y la exposición internacional de 2027, y seguro que luego decís que son muchos regalos y muy caros. Así que no sé si pediros el tercer hospital. ¡Qué sí que es caro! En cualquier caso, quiero la caja de rotuladores que llevo pidiéndoos varios años para pintar de verde el parque de Repsol y el Benítez. No hay manera. Al solar de Repsol le está costando florecer más que a la Manzana Verde, que tampoco termina de fructificar. Será por eso del cambio climático. Y la isla pirata de los Baños del Carmen. A ver si es posible que me la traigáis antes que el susodicho cambio climático la borre del mapa como le ocurrió a la isla de Arriarán. La Academia del Málaga, personalmente, no me interesa. Pero la verdad es que también podríais hacer algo, porque al paso que va, va a durar más que las obras del Escorial. Superar al loquesea del Astoria le va a ser difícil.

Finalmente, no quiero una gasolinera de la Pelusa. Tengo dos a cinco minutos y no necesito más. Lo mismo que no me interesa para nada el hotel del puerto. No vayáis a equivocaros. Ya he puesto un motón de hoteles en las otras casillas del Monopoli y aun me quedan algunas vacías. Eso lo quiere otro y unos señores de Catar, que al parecer es un país al que escriben cartas los jueces españoles y les hacen el mismo caso que vosotros le hacéis a las mías. Se nota que también son de Oriente.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios