El zoco

juan lópez cohard

The show of the lies

Publica The Washington Post que en el tiempo que ha estado Trump de inquilino en la casa Blanca, esto es, en cuatro años, ha dicho más de veintidós mil mentiras, bulos, fake news y otras zarandajas para engañar bobos. Nadie se ha dedicado a contabilizar las de Pedro Sánchez en el año y medio que lleva de presidente del Gobierno, o sea, desde que ganó la moción de censura a Mariano Rajoy, pero es bastante posible que se acerque a la media de Trump. Parece ser que la nueva manera de hacer política, favorecida por las redes sociales y los medios de comunicación, viene a ser "el espectáculo de las mentiras"

Pero ¿Cómo es posible que el pueblo se conforme con ser un espectador que parece incluso complacido con ello? ¿Pueden los ciudadanos admitir una mentira tras otra y seguir dándole crédito a esos políticos? Pues parece ser que sí a tenor de la intención de voto que nos dan las encuestas. ¿Cómo explicar dicho fenómeno?

Leía a Pérez Reverte en el XLSemanal que la vejez es que todo lo interesante que recuerdas haya ocurrido al menos hace veinte años, e incluso cuarenta, en mi caso, y hasta sesenta. Sin embargo, más adelante, haciendo una reflexión sobre la actualidad, decía que es este un siglo que en memoria audiovisual (y yo añado que en cualquier otra forma de retentiva) da pocas oportunidades. El paso del tiempo y la moda, el bombardeo de nuevos productos, incluye continuas sentencias al olvido.

Ahí está la clave de la nueva forma de hacer política. El denominado populismo consiste en decirle al pueblo lo que quiere oír en cada momento, sin la más mínima ética. No importa qué barbaridad se diga, ni que exista la más mínima intención de cumplir nada de lo dicho. De lo que se trata es de decir la mayor cantidad de embustes en el mínimo tiempo posible y con la mayor amplitud de onda. Las redes sociales y los medios harán su labor borrando de la memoria los embustes pasados, sustituyéndolos por los presentes que durarán en la retentiva colectiva el tiempo que tarden en lanzar otra mentira.

El continuo eclipse de la memoria es lo que permite que, por ejemplo, en Andalucía el diputado malagueño en el Congreso del PSOE, Ignacio López, venda el sanchismo como un proyecto "ilusionante y nuevo" para volver a gobernar la Junta, cuando Sánchez ha sido el inspirador en el socialismo de la política del engaño permanente, a más de la reiterativa conducta de incumplir con lo prometido. Poco pueden presumir de honestidad, honradez y ética política aquellos que se autoproclaman sanchistas. Es más, en el cerco y acoso que le están haciendo a Susana Díaz para enviarla al ostracismo, dulce venganza, pacientemente esperada y preparada a fuego lento por Pedro Sánchez, tienen la cara de ponerle como ejemplo la "altura de miras" de Iceta. A Iceta, que no ha tenido altura de miras más que cuando se ha subido en la noria del Tibidabo. A qué nivel de show de las mentiras hemos llegado que hasta Pablo Iglesias ha declarado, en Salvados de la Sexta, que no se fía de su socio de gobierno, Pedro Sánchez. Pues ¡como para fiarnos los demás!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios