El balcón

'Tiquitaqui'

La ministra Maroto sobre el volcán y el presidente Moreno sobre el aceite desafinan como Koeman sobre el 'tiquitaca'

Con los discursos pasa como con la música, nos damos cuenta de que algo desentona antes de descubrir el desafinado. Fue antológico el de Marichalar cuando le preguntaron tras el nacimiento de Froilán a quién se parecía y contestó que "el pobre" se parecía a su madre. Esta semana hemos oído al pobre de Ronald Koeman, en una especie de despedida anticipada antes de empatar el jueves con el Cádiz, repitiendo que "con lo que hay" en su Barça no podía hacer tiquitaqui. Automáticamente aquello rechinaba, antes de recordar el tiquitaca de Xavi e Iniesta. El holandés es hombre con buen saque en la mesa y una cierta torpeza con el castellano que hace las delicias de caricatos. Se conoce que hizo una mezcla entre el tataqui de atún y el juego de pase rápido y preciso que convirtió a España en campeona del mundo contra la selección neerlandesa.

Menos jocosos son los resbalones de nuestros políticos. Alguno llega a ser hiriente. Le pasó el lunes a la ministra de Turismo Reyes Maroto, de visita en Sevilla para los diálogos sobre el futuro de Europa. La pobre explicó en Canal Sur que desde Turespaña y las embajadas se había enviado un mensaje de tranquilidad a los turistas para que viajen a la isla de La Palma para disfrutar del maravilloso espectáculo de la naturaleza que es el volcán. Una erupción que ha dejado a miles de personas sin su casa, su explotación agrícola o ganadera, su colegio… es tomada por una oportunidad para hacer negocios. Frivolizar con el drama extraordinario que de estos compatriotas que lo han perdido todo no tiene gracia alguna.

En otras ocasiones las autoridades acusan el mal de altura. Se embriagó tanto el presidente de la Junta en la inauguración de la Expoliva de Jaén el miércoles, que en su soflama de apoyo al sector dijo un montón de obviedades y olvidó el asunto central. Ya sabemos que Jaén es la capital mundial del aceite de oliva, que Andalucía produce el doble de aceite que Italia y Grecia juntas. Que el aceite de oliva es sinónimo de salud, dieta mediterránea, longevidad, calidad de vida, gastronomía, cultura… Que en los primeros seis meses del año ha exportado por valor de 1.500 millones. Que hay que apostar por la calidad y la comercialización. Pero un asunto fundamental eludido por el presidente es que el líder mundial sigue exportando más de un 75% de su aceite a granel, por debajo del 20% el embotellado con marca blanca y no llega al 5% el que se vende con marca propia. La retórica grandilocuente desafina: enmascara que todavía la mayor parte del aceite que se vende en el mundo como 'made in Italy' es andaluz.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios