El zoco

juan lópez cohard

¡Vaya panorama!

Hoy quiero comenzar hablando de mi siempre recordado Pedro Aparicio, alcalde que fue de Málaga. Pedro fue un hombre de honor, un gran político, un gran socialista, un gran alcalde y un grandísimo escritor. Hoy, cuando leo las noticias, cuando veo la forma de hacer política y el más que mediocre nivel de nuestros representantes, no puedo más que recoger las palabras que Pedro, en época del Gobierno de Zapatero, escribió en su artículo Ideas y conductas: "Mientras socialdemócratas y democristianos organizan una coalición para gobernar Alemania, aquí se aplican políticas nacionalistas elegidas por menos de un 6% del electorado. Además, el llamado Pepiño Blanco nos las explica entre un aluvión de injurias y desplantes. Quienes consideran contrario a la razón e impropio de estadistas que Zapatero y Rajoy discrepen en todo, que gobierno y oposición no encuentren una sola coincidencia, están exagerando. Porque unos y otros comparten, al menos, un deseo: aniquilar al adversario. ¡Vaya panorama!".

¿Qué escribiría Pedro ahora ante el pacto del PSOE con Bildu, a la vez que Sánchez tributa un recuerdo a Ernest Lluch, y escuchándole decir que la izquierda abertzale "representa a la España legítimamente votada por los españoles" y que "la España democrática está representada en todos y cada uno de los escaños"? Pedro respondería que también VOX está representando a la España legítima y democrática. Y, saboreando un dry-martini, de aquellos que él con un exquisito ritual, nos preparaba al maestro Alcántara y a mí en el jardín de su casa, me diría con su grave y aterciopelada voz: "Mi niño, Sánchez no es un hombre de honor".

Nunca quiso, cuándo alcalde, rotular calles con el nombre de personajes vivos. Luego pasa lo que pasa. Al jeque Al Thani, mal apodado por los malagueños "el cheque", porque resultó ser un tieso que venía a hacer negocios inmobiliarios, le honró, éste gobierno municipal, con ponerle su nombre a una glorieta y después hubo que quitárselo. Más o menos lo mismo que le ha pasado a los que le concedieron en 2019 el Premio Nobel de la Paz a Abiy Ahmed, hoy primer ministro de Etiopia y propulsor de un ejército de 100.000 soldados para masacrar a parte de su pueblo. Pedro era sabio y prudente.

Ahora, con la nueva ley de educación muñida por la ministra Celaá vamos de cabeza al octavo fracaso educativo. La LODE del PSOE de 1985, introdujo el sistema de colegios concertados. La LOGSE, también socialista de 1990, le dio las competencias a las CC. AA. La LOPEG de 1995, del PSOE, tuvo la oposición de todo el profesorado porque pensaban que abría la puerta a la privatización de la enseñanza. La LOCE de 2002 del PP, no llegó a entrar en vigor. La LOE del año 2006 de Zapatero introdujo la "educación para la ciudadanía", primer intento de adoctrinamiento y, en un alarde de estulticia, fue en detrimento de la Lengua y Literatura, y además abrió la veda para avanzar cursos con suspensos. La LOMCE de 2013 del PP, sigue la línea de la anterior pero en las antípodas, fue la más polémica. Y, la última que entrará en vigor, la de Celáa, tiene todos los visos de venir a rematar el desafuero educativo. Pobres españolitos, sin formación, sin educación y sin libertad. Lo dicho, Pedro: ¡Vaya panorama!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios