Político en cien días

El arte de lo imposible

En el Pleno del Ayuntamiento de Málaga, dónde realmente tiene la llave, la cosa es distinta

Con independencia de que Aristóteles dijera antes que Maquiavelo, Bismarck y Churchill que la política es el arte de lo posible, la realidad es que la política malagueña demuestra cada día que quien realmente estaba en lo cierto era el profesor Maximum Shameless: "la política es el arte de lo imposible". Y para muestra vale un botón de la chaqueta del concejal Juan Cassá.

-Te juro que soy capaz de presentarme por un partido a las municipales, darme de baja, que me nombren portavoz del gobierno del PP en la Diputación con el partido que abandono y que, además, me pongan un sueldo de más 90.000 euros al año. Más que el alcalde y el presidente de la Dipu.

-No hay cojones.

-¡Sostenme el cubata! Que además voy a ser el portavoz de otro tercer partido en la Dipu y voy a votar en el ayuntamiento en contra de los dos de los que soy su portavoz.

-Entonces ¿te cambias de partido?

-No. No ficho por nadie, sino que inicio una línea de colaboración con sus concejales, pero sin romper con los otros. Soy, lo que en otros aspectos se denomina de "género fluido".

Ni Alberto Cadisco, alcalde de Aletas de la Frontera hubiera podido mejorarlo en su pueblo, en el que en ausencia de otros vecinos se veía obligado a ser el primer edil al mismo tiempo que la feroz oposición. Cassá se hará eco de las reivindicaciones de los municipios en los que Por Mi Pueblo tiene implantación para, posteriormente, reunirse con ellos y explicarles las dificultades económicas que presenta atender sus justas, aunque desmedidas pretensiones. Si el diálogo se plantea en los plenos de la Diputación, el resto de diputados podrá elegir entre seguir el sainete en directo o desde la terraza de un chiringuito del paseo marítimo mientras toman una cerveza. En el pleno del ayuntamiento de Málaga, dónde realmente tiene la llave, la cosa es distinta. El resultado es tan incierto que la portavoz del PP no se atreve a vaticinar que hará y pide responsabilidad a la oposición mientras que la antigua compañera del asturiano acaba de descubrir que "se mueve por dinero". Declaraciones preocupantes después de que el alcalde manifestase que lo que le ocurre al díscolo edil es que quiere una explicación suya, que con mucho gustó le dará. Ya lo dijo Pepe Isbert en Bienvenido, Mr. Marshall: "Como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación, y esa explicación que os debo os la voy a pagar". Y para eso hay que tener mucho arte.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios