Un cambio recomendable

Tienen que ser los más preparados científicamente los que piloten esta última y trascendental batalla

Tras más de un año de pandemia, de desmentidos y de dimes y diretes, ha llegado la hora de ofrecer a los ciudadanos esperanza y confianza en lo que está por llegar. Es evidente que los protagonistas de tan desastrosa historia no pueden seguir al frente, porque ya demostraron toda su ignorancia. Por ello valdría la pena que, ya que no tenemos a Salvador Illa al frente del Ministerio de Sanidad, dejemos de exponer a Fernando Simón y empecemos a contar con verdaderos expertos en esta nueva etapa de estrategia y de vacunación.

Sin duda la persona que mejor está sabiendo comunicar todo, en referencia a los avances médicos y a las características de los medicamentos, es la doctora Margarita del Val. Su formación como química, viróloga e inmunóloga, su nivel investigador como miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y su capacidad innata para transmitir tan amplios conocimientos la hacen merecedora de estar al frente de la información que hoy merecen los ciudadanos. Porque ya pasó el tiempo de la politización del coronavirus, de si nos ponemos guantes o no, de que las mascarillas dejen de ser necesarias cuando no hay en el mercado o de que los casos en España afectaran prácticamente a cuatro o cinco personas. Hemos comprobado en nuestro país como, después de más de 3.200.000 infectados y más de 100.000 muertos, es necesario sustituir a aquellos que no quisieron dar una información veraz a la población.

Es evidente que ahora confluyen dos situaciones matemáticamente convergentes: unas infecciones que continúan y un grupo cada vez más amplio de personas vacunadas. Y la estrategia debe estar clara, es decir, cortar todas las posibles rutas de contagio gracias a las armas que ahora poseemos. Es lógico que todos estemos algo más intranquilos cuando se acerca el momento de la vacunación, e incluso algunos se saltaron la cola al creerse más importantes que el resto, pero una vez descartados estos insolidarios hay que recuperar el modo y orden de proceder. Por ello tienen que ser los más preparados científicamente los que piloten esta última y trascendental batalla, dónde se enfrentarán nuestros mejores individuos, los inmunizados, frente al maldito coronavirus. Y, como decía Sun Tzu en El arte de la guerra: "Los guerreros victoriosos ganan primero y luego van a la guerra, mientras que los guerreros derrotados van primero a la guerra y luego tratan de ganar".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios