Sine die

Y al césar lo suyo

Quede patente mi reconocimiento para los concejales que han apoyado la compra de la casa de Cernuda

Según los entendidos, el futuro de la prensa escrita está en los artículos de opinión. Creo que llevan razón. Las noticias fluyen en la actualidad con gran rapidez por los medios audiovisuales, las ediciones digitales o las denominadas redes sociales, sin que haya que esperar al día siguiente para enterarse de algo por las páginas de un periódico. La inmediatez está en una pantalla, en el móvil, pero su explicación y su valoración seguirán teniendo su sitio, independientemente del soporte en que se muestren.

Los que tenemos la oportunidad de disponer de un espacio en un periódico para poder opinar sobre lo que creamos oportuno, adquirimos también una responsabilidad con los que nos permiten hacerlo con total libertad, como es mi caso en este diario, y con los lectores que tienen la gentileza de leernos. Los artículos de opinión serán más demandados en la medida en que el lector vaya siendo más maduro y, sin duda, marcarán las diferencias de unos diarios a otros por su calidad literaria, su ecuanimidad y su lucidez.

Los columnistas solemos ser críticos y pocas veces agradecidos. Parecemos estar en posesión de la verdad y opinamos, a veces de forma ingenua, sobre lo divino y lo humano. Es fácil endiosarse. Incluso podemos creer, ilusos, que nuestras opiniones son tenidas en cuenta. No quiero caer en esta osadía al comentar el hecho de que el pleno del Ayuntamiento de nuestra ciudad haya aprobado el inicio de las gestiones para la compra de la casa natal de Luis Cernuda e instalar en ella diversas dependencias culturales como la Casa de los Poetas. Modestamente, he publicado dos artículos en este diario pidiendo la implicación de los responsables culturales en esta iniciativa de la misma forma que lo han hecho otras personas y colectivos. No pretendo apuntarme el tanto. Y si justa fue la petición, igualmente lo debe ser el agradecimiento público a quienes han mostrado la voluntad política de hacerla posible. Quede patente, pues, mi reconocimiento para los concejales que han apoyado el proyecto y para Antonio Muñoz, delegado del Área de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, que ya demostró su valía al frente del Turismo de la Provincia en la Diputación. En la misma medida que se es crítico se debe ser agradecido. Créanme: con este artículo alabando he disfrutado más que con los dos anteriores reivindicando. Al César lo que es del César.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios