En tránsito

Dos mundos

Todo enfrentamiento civil ha sido alentado por unos medios de comunicación entregados sin escrúpulos a uno de los bandos

Hace casi tres meses nos preguntábamos aquí lo que podría pasar en USA si las milicias armadas de extrema derecha se enfrentaban a tiros en las calles con los manifestantes del movimiento Black Lives Matter. Pues bien, ya tenemos la respuesta: en Kenosha (una ciudad de Wisconsin), un chico de 17 años que se había presentado voluntario para defender los comercios mató a dos manifestantes e hirió de gravedad a un tercero, justo después de que un grupo violento quemara un concesionario de automóviles en protesta por la violencia policial. Uno de los manifestantes muertos -se puede ver en las filmaciones- iba armado con una pistola. Los otros dos manifestantes iban desarmados. El chico de 17 años, que en las fotos parece un zampabollos inofensivo, llevaba un fusil de asalto. Como menor de edad, no estaba autorizado a usar armas.

Todo esto es muy grave, porque si la violencia se generaliza en Estados Unidos -donde muchísima gente tiene arsenales de armas en su casa-, ese país puede convertirse en un Estado fallido como México. Pero lo más preocupante es que los medios de comunicación están divididos en dos bandos irreconciliables que juzgan los hechos sin la menor preocupación por la verdad. Para los medios de la derecha trumpiana (la cadena Fox, sobre todo), los manifestantes no son más que anarquistas violentos que atacan a los ciudadanos pacíficos y saquean sus viviendas y sus negocios. Para los medios de la izquierda woke como el New York Times (alineados con el Partido Demócrata), las protestas son totalmente pacíficas y están justificadas por el racismo institucional y por la violencia policial. La verdad de las cosas, como suele ocurrir, no se corresponde con ninguna de estas dos versiones maniqueas. La mayoría de las protestas son pacíficas, sí, pero hay personajes muy violentos entre los manifestantes. Y en sentido contrario, no puede hablarse de racismo institucional en Estados Unidos, pero es evidente que la Policía actúa con una ligereza terrible y que muchas de sus víctimas son negros.

No hay enfrentamiento civil que no haya sido alentado por los medios de comunicación que se entregan sin escrúpulos a uno de los dos bandos. Y si las cosas continúan así en Estados Unidos, con milicias de ultraderecha enfrentándose en la calle a la extrema izquierda, las cosas van a acabar mal. Muy mal.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios