Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Alto y claro

José Antonio Carrizosa

jacarrizosa@grupojoly.com

Los riesgos

Evitar la descoordinación entre los equipos del PP y Cs y una excesiva presión de Vox son los retos de Juanma Moreno

El Gobierno de coalición ha empezado con buen pie y es bueno decirlo. La lista de consejeros que, cada uno por su lado, han logrado cerrar el PP y Ciudadanos deja lugar a la esperanza. No era muy frecuente ver en el Consejo de Gobierno de la Junta, salvo excepciones que por supuesto las ha habido, trayectorias profesionales y académicas como las del nuevo consejero de Hacienda, que ha entrado en un departamento controlado por los populares, o el de Economía, que lo ha hecho en la órbita de los naranjas. Si Alberto García Varela y Rogelio Velasco, una firma conocida para los lectores de este periódico, marcan el nivel del Gobierno se podrá hacer gestión que es para lo que está un Gobierno.

Sin embargo, también en los primeros pasos se han puesto de relieve algunos riesgos que pueden condicionar su actuación. El primero, el más evidente, es el de que haya dos gobiernos. Uno del PP y otro de Ciudadanos. Por muy buena voluntad que le pongan Juanma Moreno y Juan Marín, lo cierto es que parece que los equipos se han formado cada uno por su lado y sin un mínimo de coordinación, incluso en la forma de comunicarlos a la opinión pública. En Andalucía, las coaliciones que hicieron en diversos momentos los socialistas con andalucistas y comunistas dan motivos para la desconfianza. Tanto el PA como Izquierda Unida utilizaron las consejerías que habían obtenido como un cortijo para hacer política partidista y para competir con el resto del Gobierno. ¿Será ahora diferente? Habrá que dar un voto de confianza y esperar que los hechos disipen estos temores.

También es un riesgo que el Gobierno se deje influir en el Parlamento por el empuje de Vox, cuyos votos van a ser imprescindibles para sacar adelante las principales iniciativas que se intenten poner en marcha. El difícil acuerdo al que se ha llegado para sacar a los socialistas del poder tiene este peligro, que se ha empezado a manifestar a las pocas horas de la toma de posesión. Primero, con la petición de que se expulse a 52.000 inmigrantes y luego con la pintoresca propuesta de reprobación de la consejera de Igualdad por un artículo de hace un montón de años en el que cuestionaba las procesiones de Semana Santa.

En lograr una coordinación efectiva de todos los miembros del Gobierno y en no dejar que Vox le coma terreno tiene Juanma Moreno dos tareas importantes. El Gobierno tiene que acreditar eficacia en un plazo breve de tiempo para demostrar que el cambio, para el que ha habido que sumar voluntades bastante heterogéneas, ha merecido la pena.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios