Crónicas Levantistas

J. M. Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

Ni socio ni socia

Los sustancial no es que Bildu y Vox saliesen en ayuda del Gobierno, sino que ERC, una vez más, se quitase de enmedio

Vox blanquea a Bildu. La nueva foto de la plaza de Colón: Sánchez, Abascal y Otegi. Lo que se lee por ahí. Sirva, al menos, como imagen especular de otras barbaridades escuchadas antes para rebajarlas cuando vuelvan a ser proclamadas.

A los aliados del partido de Santiago Abascal en la mayor parte de las comunidades autónomas donde gobiernan, al PP y a Ciudadanos, les ha faltado tiempo, y bastante colmillo, para criticar la confluencia -esta vez sí, planetaria- de los diputados de Vox y de Bildu en el Congreso para salvar el último decreto de Pedro Sánchez. Los de Otegi, con un voto afirmativo, y los de Vox, mediante abstención, han tapado lo que hubiese sido un gran fracaso del Gobierno, al que una vez más se le ha escapado su aliado. Ni socio ni socia, la palabra de ERC vale la de un rostro pálido, nada; tan pronto como comienza la campaña electoral de las catalanas, los republicanos dan por finalizados sus compromisos. Lo de Salvador Illa y la fijación de la fecha en el 14 de febrero les ha enfadado.

La política no es que sea tan desconcertante en su naturaleza que provoque extraños emparejamientos en las camas, sino que las decisiones democráticas están sujetas a la aritmética. Una vez que Bildu ha entrado en el Congreso -no Batasuna, sino Bildu-, se convierte en un elemento más de las sumas y las restas, y este Gobierno y todos los que vengan después contarán con ellos. Vox no blanquea a Bildu ni siente pasión por este Gobierno de socialcomunistas, bolivariano y filoterrorista, pero está bien tener presente este tipo de descalificaciones en la mente. Espinosa de los Monteros ha dado la explicación correcta: tratándose de los fondos europeos, hay que estar con el Gobierno.

No se equivoquen: lo sustancial de lo ocurrido en el Congreso no es la postura de Vox y Bildu, sino la escasa confianza que el PSOE debería tener en Esquerra. Con independencia de lo que apunten los sondeos, las elecciones catalanas se celebran en una enorme incertidumbre porque en esta comunidad la participación define, como en ninguna otra, el resultado final y, a causa de la pademia, ésta es impredecible. Ciudadanos fue el más votado en las pasada porque en los Nou Barris de Cataluña nadie se quedó en casa. Los constitucionalistas no sumarán, y las únicas opciones de Illa, si llega a ganar, que es más que dudoso, será ERC, que lleva el desconcierto en su gen. Siempre fue así, desde Companys.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios