Luces y sombras

Antonio Méndez

Aquí, sólo haga lo posible

EN Málaga nos conformamos con poco. Cuando por fin comienza una obra, tras años de debates y cambios de ideas o de proyectos sobre la propuesta original, lo único que ambicionamos es que se haga. Ya se sabe que durante el complicado trayecto de ejecución puede aparecer algún modificado pertinente, sucederse los tiras y aflojas con la administración de turno para elevar la cuantía económica a pagar y en caso extremo insinuar algún amago de parón.

A las grandes constructoras les suele ir bien con todos los gobiernos, una virtud. Sacyr poco se puede quejar del paso de los ejecutivos de Zapatero. Al menos en la provincia de Málaga donde tiene adjudicadas actuaciones por 700 millones de euros. Lo mismo ayuda a la transformación del aeropuerto que desarrolla tramos de la hiperronda o soterra las vías del AVE que rehabilita el mercado de Atarazanas o acondiciona La Aduana para el futuro Museo de Bellas Artes. Una empresa muy versátil.

Pero decidió paralizar hace seis meses las obras de la autopista de Las Pedrizas y el secretario de Estado de Infraestructuras dijo el miércoles en el Congreso de los diputados que está "bastante complicado" que las reanude, por sus problemas financieros.

Y claro todo ello mientras el grupo empresarial pregona a los cuatro vientos: "Hacemos lo imposible", respecto a su triunfo en el concurso para ampliar el canal de Panamá, la que dicen será la mayor obra de ingeniería del orbe. Supongo que algo ayudaría en su victoria que la oferta que presentaron era 363 millones de dólares más baja que el precio de licitación inicial.

Así que Sacyr tiene ahora en sus manos el futuro del tráfico comercial marítimo mundial. Por tanto, Las Pedrizas supone una minucia en su flamante cuenta de resultados. Pero por si con esto de la globalización me leen en Panamá, advertidos quedan.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios