Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

El zoco

juan lópez cohard

Las torres del puerto

Los caminos del urbanismo son insondables. He tenido que bregar durante gran parte de mi vida profesional con él y he visto de todo. En Málaga, que es una tradición sacar a la luz grandiosos proyectos que siempre se quedan en el baúl de los recuerdos, nos hemos despertado otra vez con uno de esos proyectos que, bien por ser competencia de varias administraciones, o por ser de un coste enorme, nunca llegan a realizarse. Y en ningún caso vengo a referirme a que urbanísticamente sean proyectos imposibles ni sueños de una noche de verano, son simplemente proyectos que, a la larga, se vuelven fantasmas.

Vienen a mi mente el cauce del Guadalmedina, el tren litoral, el museo del cuartel de la Trinidad, el ramal del metro al Parque Tecnológico, la prolongación del Paseo Marítimo Antonio Machado, etc. Hace 15 años, quince, que escribí en esta misma columna de Málaga Hoy un artículo que titulé las Torrepsoles. Aún andan en un proyecto por hacer. Entonces el debate urbanístico era alturas sí, alturas no. El problema según yo lo vi en aquel momento, no era de alturas, sino de concentración de edificabilidad y, especialmente de la consideración en el proyecto de más de cien mil metros de edificabilidad comercial en una zona que no disponía de infraestructuras adecuadas para tal concentración de habitantes y vehículos.

De nuevo nos despertamos con un grandioso proyecto en el muelle 4 del puerto. "Por la Mar Chica del puerto /andan buscando los buzos / la llave de mis recuerdos" cantaba el maestro Manuel Alcántara en un poema de los más bellos que se han escrito en lengua castellana. Perdóname Maestro que lo utilice para remedar tan hermoso poema diciendo que por el muelle cuatro del puerto, anda buscando el alcalde la llave de un gran proyecto: la city.

No voy a entrar en la bondad del proyecto. Pero me asalta una pregunta. ¿Por qué en el muelle 4? Estoy de acuerdo en que la ciudad ha de integrar esa zona del puerto. Eso ya se contemplaba, siendo yo consejero del puerto, cuando se aprobó el plan especial bajo la presidencia de Francisco Merino. Pero siempre pensé que esa incorporación había que hacerla con equipamientos. De hecho se habló de ese espacio como lugar de esparcimiento con una baja edificabilidad y, en ningún caso, con grandes alturas. ¿Acaso la city -me pregunto- no podría ir en un recuperado cauce del Guadalmedina y mataríamos dos pájaros de un tiro? Creo que en este caso el debate no son las torres. Asenjo ha resuelto perfectamente la permeabilidad entre la lámina de mar y la ciudad. El debate debe centrarse en el espacio adecuado. City en el muelle 4 sí o no. Y preguntémonos ¿de verdad hay tanta demanda en Málaga para oficinas? Chí lo sá, que diría un italiano.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios