La Comunidad de Madrid apunta a más de lo mismo

Isabel Díaz Ayuso se convertirá hoy, casi con toda probabilidad, en la nueva presidenta de la Comunidad de Madrid, con los votos de sus parlamentarios del PP más los de Ciudadanos y Vox. Se trata de un acuerdo similar al de la Junta de Andalucía, en que el Vox se queda fuera del Gobierno, pero da apoyo desde el Parlamento en virtud de un acuerdo con el PP. La primera constatación es que el líder nacional del PP, Pablo Casado, ha consolidado su apuesta de acuerdo entre las derechas, al sumar ya tres comunidades donde presidentes populares gobiernan gracias al apoyo de Ciudadanos y de Vox. En el caso de Madrid, Díaz Ayuso fue una apuesta a la desesperada de Casado, porque tenía que romper con la dinámica del partido en esta comunidad, donde tres de sus ex presidentes tienen asuntos pendientes o con los tribunales o con investigaciones policiales. Sin embargo, la incontinencia verbal de Díaz Ayuso y sus desaciertos en campaña estuvieron a punto de echar a perder esta apuesta. Si se salvó, y ésta es otra constatación, fue por la división en el bloque de dirigentes que provenían del Podemos inicial. Errejón creó una lista propia, Iglesias se decantó por los Anticapitalistas e Izquierda Unida se quedó en casi ningún lugar.

La incapacidad de la izquierda para ponerse de acuerdo dio al traste con las presidencias de la comunidad y del Ayuntamiento de Madrid. El PP de Casado había pensado en este Gobierno autonómico como un modelo para confrontar con el de la nación y como un ensayo para una futura coalición que le llevase a Moncloa. Sin embargo, Díaz Ayuso proviene del mismo tronco que sus antecesoras Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes. Trabajó en un ente de la Comunidad de Madrid y ha estado relacionada con ese particular ambiente del partido madrileño. Ciudadanos ya ha tenido que subrayar que si Díaz Ayuso fuese imputada -está relacionada con la concesión de unos créditos a una empresa familiar-, tendría que ser apartada de la presidencia. El PP lleva 24 años gobernando la comunidad, tres de sus ex presidentes están relacionados con casos de corrupción y uno de éstos ha pasado por prisión. Ciudadanos ha arriesgado mucho con un acuerdo con el que se ha consolidado como socio potencial del PP sin opciones de pacto con su izquierda. En su intervención, Díaz Ayuso ha anunciado nuevas bajadas de impuestos en Madrid, una política fiscal que la comunidad se puede permitir porque se beneficia del efecto capitalidad y que comienza a ser visto desde fuera como una suerte de dumping fiscal.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios