Una inyección de empleo para la Bahía de Cádiz

El histórico contrato de Navantia con Arabia Saudí lleva estabilidad laboral a la industria naval en Andalucía hasta 2022

Ya es una realidad. El Gobierno de Arabia Saudí ha firmado con Navantia un acuerdo para construir cinco corbetas que supondrán una inversión de 1.800 millones de euros y 6.000 empleos (directos, indirectos e inducidos) anuales hasta 2022 en la Bahía de Cádiz. Se trata del mayor contrato firmado en su historia por Navantia con un cliente extranjero, del que también se beneficiarán sus astilleros en Galicia y Murcia. Estamos, sin duda, ante la mejor noticia del sector industrial naval militar de la provincia de Cádiz en los últimos tiempos, cuya continuidad ha estado en entredicho hasta hace muy poco por la falta de carga de trabajo. La labor que la compañía perteneciente a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) ha venido realizando en los últimos años a nivel internacional por fin está dando sus frutos y cabe esperar que este contrato sirva para abrir la puerta de otros, sobre todo en el área de influencia del nuevo cliente de Navantia. Además, el acuerdo para la adquisición de las cinco corbetas por parte de los saudíes no se limita a la propia construcción de los buques sino que incluye el suministro de servicios como el apoyo logístico integrado, el adiestramiento operacional y de mantenimiento, dotación de sistemas de combate y otras tareas que prestarán los astilleros públicos españoles con sede en la Bahía de Cádiz, con especial incidencia en el de San Fernando, dedicado exclusivamente a la industria naval militar. Y hasta seiscientos marinos de Arabia Saudí llegarán hasta esta localidad gaditana para trabajar con los empleados españoles. Toda una inyección económica y también de prestigio e imagen para una de las zonas con mayor desempleo de Andalucía que debe ayudar, de un lado, a la reducción del paro en la Bahía de Cádiz y, de otro, a la consolidación definitiva de una moderna industria naval, cada vez más competitiva a nivel internacional.

El contrato de las cinco corbetas modelo Avante 2200 permitirá a Navantia desarrollar nuevos programas y servicios, lo que debe traducirse en una etapa de estabilidad en el empleo para las plantillas de los astilleros públicos y de las industrias auxiliares, tanto militares como civiles, acostumbradas en las últimas décadas a vivir constantemente en la incertidumbre. Hay que felicitar, por tanto, a los responsables de Navantia por este logro, así como al Gobierno, tanto el anterior como el actual, poniéndose de manifiesto una vez más la importancia de la unidad política para hacer frente a los retos de la sociedad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios