Tribuna

Juan Manuel Ruiz Galdón

Profesor de la Universidad de Málaga

Un hotel en Málaga: ¿Buena elección?

Un hotel en Málaga: ¿Buena elección? Un hotel en Málaga: ¿Buena elección?

Un hotel en Málaga: ¿Buena elección? / rosell

Sin duda, unas de las claves que un empresario debe valorar a la hora de escoger el destino de su inversión, es la rentabilidad de esta y para ello debe conocer el potencial mercado sobre el que debe actuar y los costes que debe asumir. Entre estos costes, debe valorar los relativos a los tributos a los que debe enfrentarse, y de esta manera escoger el territorio donde dirigir su inversión de manera más conveniente. El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, presidía el 21 de este mes una jornada de trabajo con representantes de algunas de las principales cadenas hoteleras del país a los que presentó las oportunidades de inversión que ofrece la ciudad. Señalaba que la oferta de hospedería se antoja insuficiente para absorber la demanda de viajeros presente y la que se puede prever a corto plazo. Según la prensa, el encuentro, organizado por las áreas de Turismo y Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga junto al Palacio de Ferias y Aehcos, contó con la participación de directivos de Hotusa, Catalonia Hotels, Ilunion, Gallery, Petit Palace, Meliá, OCA, Zenit, Saoho Boutique, Senator, Fawaz Al Hokair y Med Playa, entre otras.

Parece que en dichas jornadas quedó de manifiesto que existe una fuerte demanda turística para la ciudad de Málaga, y que no puede ser atendida con las plazas de alojamiento turístico que ofrece, básicamente hoteles, hostales, pensiones y otros similares, concentrándose el déficit en hoteles de máxima categoría que es al parecer lo que demandan más los turistas que nos visitan.

Por todo ello es conveniente conocer si la fiscalidad de la ciudad favorece o no a la inversión en este sector. Impuestos municipales como el de Bienes Inmuebles, el de Actividades Económicas, el de Construcciones, Instalaciones y Obras o el conocido como Plusvalías Municipales, junto al elenco de Tasas pueden ser valorados para ello. Hoy me centro en el Impuesto de Bienes Inmuebles. Lo primero que debemos conocer son los usos clasificados por la Dirección General del Catastro que se recogen en las normas de valoración de las construcciones, debido a que esta clasificación será fundamental a la hora de conocer el tipo de gravamen, bien el general o el diferenciado por uso, que cada Ayuntamientos apruebe para ellos en el Impuesto de Bienes Inmuebles, en concreto los de Hostelería y Ocio.

De esta manera, hay que señalar que un inmueble destinado al uso hotelero con un valor catastral de 26 millones de euros, lo que equivale, más o menos, a un valor real de mercado de unos 52 millones de euros, tendría diferente fiscalidad según el municipio donde se sitúe el inmueble. De esta manera, con datos fiscales de 2017, en Málaga pagaría por el IBI 117.260 euros al año mientras en Torremolinos la cifra sería de 274.170, en el Rincón de la Victoria 250.120 o en Marbella 197.600. Si lo comparamos con Sevilla la cuota seria de 299.000 euros, en Barcelona de 260.000 y en Madrid de 295.100. Las diferencias parecen notables.

Como puede observarse, el coste fiscal por el IBI de estos inmuebles con uso hotelero siempre es más favorable en la ciudad de Málaga en comparación con los municipios señalados. Cosa bien distinta es valorar otros factores que deben ser tenidos en cuenta en dicha inversión. Pero si estos factores se mantienen constantes para todos estos municipios, es bien claro que el inversionista le será sumamente interesante esta información. Pero esto es también exportable a establecimientos de ocio, cafeterías, restaurantes y similares. De este modo si Ud. quiere montar una cafetería en un inmueble cuyo valor catastral es de 78.000 euros, debe saber que en Torremolinos pagaría un IBI de unos 585 euros, en el Rincón de la Victoria sería de unos 750 y en la ciudad de Málaga unos 352. Si el inmueble superase los 78.995 euros la cosa cambia de manera importante, pues en Torremolinos se dispara el tipo de gravamen del 0,75 al 1,0545. De esta manera, si su cafetería o restaurante tuviese un valor catastral de 100.000 euros, Ud. debería pagar en Málaga unos 451 euros mientras que en Torremolinos pagaría 1.054, un 133,70% más y en el Rincón de la Victoria unos 962, un 113,30% más.

De los datos obrantes en el Catastro Inmobiliario, el número de inmuebles que figuran de uso hotelero y de ocio en la ciudad de Málaga es de 470, en Torremolinos 2.757, en Marbella 1.224 y en el Rincón de la Victoria tan solo 18. Fuera de la provincia de Málaga destacar los datos de Sevilla con 823 inmuebles con dicho uso, Granada con 274, Barcelona con 1.568 y Madrid con 6.867. Ello parece dar a entender de la posible capacidad de la ciudad de Málaga para poder asumir más establecimientos con dicho uso.

Sin duda estas ventajas pueden hacer que la oferta de hospedería y ocio en Málaga mejoren en su calidad y en las retribuciones de los empleados/as del sector, haciendo crecer de manera paralela otros sectores productivos de la ciudad y de los municipios del área metropolitana. Antes estas cifras y sus impactos, parece aconsejable que cualquier empresario o emprendedor que desee apostar por un municipio a la hora de establecer una inversión en hostelería u ocio, debiera consultar con profesionales tributarios para que estos les hagan las simulaciones necesarias a fin de contar con la mayor información posible en esta materia. Karl Popper decía que la verdadera ignorancia no es la ausencia de conocimiento, sino el hecho de negarse a adquirirlos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios