Gastronomía

Ana María Romero: El coraje de una mujer pionera

  • La primera mujer en ser presidenta en la feria taurina, la primera en ser expulsada del callejón en una corrida de toros

Sergio Navas (1i), Juan Luis Pinto (2i), Ana María Romero, y Jesús Bermúdez. Sergio Navas (1i), Juan Luis Pinto (2i), Ana María Romero, y Jesús Bermúdez.

Sergio Navas (1i), Juan Luis Pinto (2i), Ana María Romero, y Jesús Bermúdez. / Paco Menjivar

La crónica de hoy va a ser muy especial por distintas razones. Por una parte, por problemas de horarios laborales de nuestra invitada hemos realizado este encuentro con una cena, toda una novedad en esta sesión. Por otra parte la propia invitada en sí, profesional del mundo del periodismo al que lleva vinculada desde muy jovencita. Una mujer que ha sido la avanzadilla de la incorporación de la mujer a territorios exclusivamente masculinos, cuasi vetados para la mujer.

Perteneciente a una saga familiar muy conocida en los medios, es una mujer entrañable, sincera, directa, cercana y por encima de todo muy objetiva. Y eso le ha acarreado problemas a lo largo de su carrera. Con ella departimos en una velada muy especial.

El restaurante: Tanit Beach de Los Álamos

Y continuamos con lo especial de esta crónica, ahora también por el restaurante Tanit Beach del paseo marítimo de Los Álamos. Regido por tres socios, emprendedores e innovadores como pocos: Sonia Ramiro, Amelia Sempere y Xavi Navarro. Fue una pena que no pudiesen estar presentes para saludar a Ana María Romero. Este restaurante abrió sus puertas este mismo año y ya se ha ganado a pulso ser uno de los referentes en cuanto a cocina de fusión e innovadora de la costa.

Fuimos recibidos por su jefe de sala, Jesús Bermúdez con quién charlamos unos minutos. Está siendo este un primer año pleno de éxito y emociones para el joven y profesional equipo que conforma el establecimiento. Siete personas en cocina, comandado por Sandra Pérez, a quien desde ya felicitamos por sus acertados platos, y hasta un total de treinta personas conforma la plantilla en cuando están en pleno rendimiento. La cena fue toda una experiencia que más adelante les narro. No se lo pierdan.

La invitada: Ana María Romero

Ana María Romero Ana María Romero

Ana María Romero

Poco importó que la noche se presentara fría y lluviosa. El ambiente, cálido y agradable del restaurante, y la propia predisposición de Ana María hacían presagiar un encuentro relajado pero intenso. Y me interesé antes de nada por su recorrido en el periodismo. “Yo empecé desde muy pequeña, apenas con 14 años, a ayudar en el periódico El Diario de la Costa del Sol. Escribía a máquina con dos dedos [risas]. Le metía mano a todo. Tenía ansias por aprender. Me llamaban la terrible niña Ana. Enseguida comencé a hacer programas de deportes para PTV. Y trabajé como jefe de deportes en Onda Cero. Fui directora de comunicación de la Diputación. Y por fin recalé en televisión sin dejar nunca de hacer radio. Continué retransmitiendo la Semana Santa. Un poco de todo”.

La verdad es que con solo oír su verbo ágil y fluido y su discurso vehemente tenía claro que estaba delante de una persona dinámica y sobre todo entusiasta. Me interesé por sus retransmisiones de fútbol, de toros, de motos. “[Silencio] Yo hice cosas que hasta entonces era terreno exclusivamente masculino. Nunca he tenido problemas con los nuevos retos, es mi manera de ser. Me considero muy atrevida, aunque ya han pasado los años y la madurez te hace perder el descaro que te da la juventud".

Pero eso no ha sido óbice para que continúes siendo una mujer en continúa lucha. “[Silencio] Si te refieres a los sucedido con mis actuaciones como presidenta de la feria taurina de Málaga, debo decirte que así es, y será en el futuro. Al menos mientras la Junta de Andalucía, que es de quién dependo, considere que debo continuar en esa función".

Dicen, los que no están de acuerdo con tu forma de ver los toros, que eras altiva y subjetiva en tus decisiones. “[Ana no pudo simular una sonrisa irónica, un tanto triste ante esta pregunta] Me he criado en el mundo de los toros. Mi padre tenía una cuadra de caballos de picar y fue novillero. Estando en la cuarentena, yo ya estaba en los toros. Con esto te quiero decir que sé de lo que hablo. Precisamente por ese motivo, por mis conocimientos del toro y mi gran afición es por lo que fui nombrada presidenta”.

Pero eso parece que lejos de agradar, por lo innovador, no gustó demasiado. “El mundo del toro es muy machista. Lo era antes y continúa siéndolo ahora. Ocupar la presidencia me genera un doble sentimiento. Por una parte me llena de orgullo porque yo he correteado de niña por esa plaza, pero cuando no concedo un trofeo o rechazo un toro me causa sufrimiento. Ten en cuenta que yo he estado ahí pidiendo orejas para mi hermano (Juan Ramón, que también fue novillero) y sé la desazón que produce”.

Entonces lo fácil sería ceder a la petición del aficionado. “Claro, pero no sería honesto. Málaga es plaza de primera categoría, y eso todavía no ha sido asimilado, ni tan siquiera por los propios profesionales. Y cuando comencé a aplicar el reglamento comenzaron los problemas, hasta el punto de perder la relación que tenía con muchos matadores. Lo único objetivo de verdad es el reglamento”.

¿Tan complicado es que estuviese ahí una mujer? "A mí me han echado de un callejón en los toros, pero exclusivamente por ser mujer. Tenía el permiso correspondiente. Pero, te voy a decir más. Cuando empecé a retransmitir partidos de fútbol, me decían de todo [silencio]. Miro atrás y me siento orgullosa por haber abierto el camino a otras compañeras”.

La verdad es que los tiempos han cambiado. “Queda mucho para alcanzar la igualdad. Es cierto que la mujer ha dado un paso muy importante, sobre todo de independencia. Yo vivo entregada a mi trabajo. No tengo familia por ahora, pero lo he decidido así. Yo defiendo la igualdad no el feminismo extremo. Todos somos personas. Las generalidades no me valen. Tienen que estar los que tienen que estar, sin importar el género”.

O sea que tenemos presidenta para rato. “Yo dependo de la Junta, como te he dicho antes, cuando ellos decidan. Por supuesto no me voy a marchar por muchas presiones que reciba “. Últimamente están surgiendo muchos movimientos en contra de la fiesta. “Creo que se equivocan. No conocen ese mundo. Si la fiesta desapareciese lo haría también el toro. Mucho más, desaparecería toda la dehesa de España”. En la fiesta de los toros, ¿lo más importante es el toro? “Sin lugar a dudas. El toro es por sí mismo un espectáculo”.

Qué le dirías a tus detractores. “Pues que yo respeto la opinión de todos, pero deben saber que lo que hago está hecho con el corazón y aplicando mis conocimientos. Nunca he tomado una decisión para hacer daño, o por pura prepotencia. Siento que se lo tomen a mal. Mi obligación es defender nuestra ciudad, la afición y la categoría de nuestra plaza”. Y también tienes gente que te apoya, que simpatiza con tu valentía. “Pues a ellos les agradezco su apoyo. Yo velo por la dignidad de una plaza que me vio corretear”. Durante la cena continuamos con la interesante conversación.

La comida

Uno de los platos Uno de los platos

Uno de los platos

Rápidamente se pudo Sergio manos a la obra descorchando una botella de Botani que nos acompañaría durante gran parte del recorrido gastronómico. Abrimos la cena con un poké de atún con arroz, zanahorias y cebollas, realmente bueno, para a continuación servirnos unos carabineros con base de salsa romesco que hicieron las delicias de nuestra invitada.

Quise interesarme por su otra faceta con la Semana Santa. “Al margen de trabajar toda una vida en las retransmisiones, tuve el honor de dar el pregón a El Cautivo. Fue toda una experiencia. Yo no hago jamás las cosas a medias, me entrego a todo, y para este pregón me sumergí en el barrio de la Trinidad y su gente. Fue algo muy especial.”

Uno de los platos Uno de los platos

Uno de los platos

¿Y como ves Málaga, como ciudad?. “Málaga está preciosa, sobre todo el centro. Pero creo que tenemos la obligación de darle vida a los barrios. Crear espacios, del tipo que sea, lúdicos, o culturales, para que nos obligue, primero a los propios malagueños y luego a los visitantes, a desplazarnos, a integrar más la ciudad.” Interesante reflexión de Ana María. Mientras hablábamos, el amigo Sergio seguía a lo suyo y nos presentó un risoto con calabazas y langostinos y una pata de pulpo a la brasa. Riquísimos los dos platos.

¿Qué cambiarias si estuviese en tu mano hacerlo? “[Silencio] La injusticia en el mundo. Todo tipo de injusticias”. El descorche de una botella de Matarromera, selección de Bodegas Lara, dio paso a un secreto ibérico cocinado a baja temperatura con cuscús. Espectacular. Y para finalizar el recorrido gastronómico dos postres especialidad de Tanit: falso tiramisú y brownie de chocolate blanco con helado de pistacho.

Uno de los platos Uno de los platos

Uno de los platos

Y endulzando nuestro paladar acabamos este encuentro. De nuevo mi agradecimiento a todo el equipo de Tanit Beach a quienes auguro un magnifico futuro lleno de trabajo y de muchos éxitos. Ya entre brindis, deseándonos el mejor de los futuros, despedimos a Ana María Romero, una mujer de los pies a la cabeza, que no deja a nadie indiferente y que ha demostrado tener el valor de un torero ante ese otro toro que es la vida. Hasta siempre Ana María, ojalá nunca pierdas el espíritu de esa “terrible niña Ana”.

Los vinos

Blanco: Botani. Vino que no es la primera vez que aparece en esta sesión. De la D.O. Sierras de Málaga, fresco y fragante maridó a la perfección con los distintos platos que degustamos con ciertos toques orientales.

Tinto: Matarromera. Otro vino clásico en esta sesión. Nos acompañó con las carnes y con los postres que tomamos con toques ácidos. Un vino con todas las garantías.

Patrocinado por:

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios