Personajes con sabor

Antonio Martín Navarrete: ‘Malaguita’ de sentimiento, ‘malaguista’ de corazón

  • Más de treinta años de arbitraje deportivo lo convierten en un referente en nuestro país

  • Acude a nuestra cita en el restaurante Lateral

Juan Luis Pinto, Martín Navarrete y Jesús Rodríguez. Juan Luis Pinto,  Martín Navarrete  y Jesús Rodríguez.

Juan Luis Pinto, Martín Navarrete y Jesús Rodríguez. / Paco Menjivar

Hablar de Antonio Martín Navarrete es hacerlo de una parte del arbitraje español, europeo. Pero también es hablar de un apasionado malagueño, “malaguita”, como él mismo se define. Málaga la lleva en el corazón y ha compartido con ella toda su vida. Desde su familia hasta su trabajo, sus empresas, su paso por la política, su cofradía.

Todo en Antonio huele a Málaga. Un hombre sencillo y sensible en la intimidad que oye con atención cada pregunta que le hago, cada frase que pronuncio, desmenuzando cada palabra, recapacitando cada respuesta. Razones tenía para ello: era en definitiva de su vida y de Málaga de lo que hablábamos. No se lo pierdan.

El restaurante: Lateral

Juan Luis y Antonio conversan en el restaurante. Juan Luis y Antonio conversan en el restaurante.

Juan Luis y Antonio conversan en el restaurante. / Paco Menjivar

En esta ocasión tuvimos la suerte de descubrir un nuevo espacio gastronómico recientemente inaugurado: Lateral, ubicado en la céntrica calle Strachan, que desembarca en nuestra ciudad como buque insignia de este grupo en Andalucía. Lateral cuenta con ocho locales en Madrid y otro en Barcelona al margen de que en breves fechas se inaugura en Valencia.

Alba Hurlé y Alicia Martin mantienen su proyecto de interiorismo integrando al local una personalidad única. Sus paredes alojan parte de las obras del artista malagueño Diego Martín. Una exposición fotográfica en las que Diego va descubriendo distintos países. Esta exposición forma parte del proyecto Arte Lateral como apoyo a artistas contemporáneos emergentes y acercando de esta manera el arte a sus clientes. Toda una experiencia que, junto a lo novedoso de su carta, como al ambiente del local, pudimos disfrutar durante nuestro encuentro. Durante la comida les cuento más. Merece la pena.

El invitado: Antonio Martín Navarrete

Antonio Martín Navarrete. Antonio Martín Navarrete.

Antonio Martín Navarrete.

Tener este encuentro con Antonio Martín Navarrete ha sido toda una experiencia. Desde este momento quiero expresarle mi agradecimiento por su cordialidad, sus respuestas cargadas de sinceridad y en muchos casos de sentimiento. Eso nos ayudará a conocer a ese otro Antonio Martín Navarrete. Y, como era de esperar, comencé a preguntarle por su conocida faceta de árbitro de fútbol. “Curiosamente mi encuentro con el arbitraje fue casual, aunque con el paso del tiempo se convertiría en mi pasión y mi modo de vida, así hasta que cumplí cuarenta y siete años.”

¿Cómo fue el encuentro con ese mundo? “Yo estudiaba en la Escuela Francisco Franco [hoy IES La Rosaleda] y veía al Málaga utilizar nuestras instalaciones de vez en cuando. Me encantaba, me encanta, el fútbol. Resulta que desde el Colegio de Árbitros estaban solicitando árbitros para distintas categorías y por el hecho de arbitrar podría entrar a ver los partidos del Málaga. Y, claro, no me lo pensé [risas]. Hoy lo veo como algo lejano, pero después de tantos años en el arbitraje debo reconocer que mi profesión me formó muchísimo.” ¿En qué sentido? “Sobre todo porque me permitió conocer más a fondo la condición humana. Nuestras reacciones. Algo muy interesante”.

Y así hasta la retirada. “Bueno, la edad lo indicaba así, pero me dejaba el bagaje de haber pasado por todas las categorías, 15 años en Primera y cinco años internacional “. Pues no está mal, y me imagino que con muchas situaciones digamos que “delicadas” después de tantos años. “[Silencio] Bueno, realmente hubo algunos momentos complicados, pero nada digno de resaltar a excepción quizás de un partido de Tercera División (ese año ascendería a Segunda) entre el Villena y el Girona. Terminamos apaleados. Todo muy triste. Pero al margen de eso, solo dejé de arbitrar durante unas pocas de semanas cuando me extirparon un riñón”. Ante mi cara de sorpresa continuó. “ Así fue, me detectaron un tumor en un riñón y había que extirpar. Pedí que esperasen a arbitrar un partido internacional y fue a mi regreso cuando me operaron y todo salió bien”.

Alguna decepción en tu carrera. “[Silencio] En líneas generales he sido muy feliz. Me sentí muy mal cuando me dejaron fuera del Mundial de 1994, el de Estados Unidos. Cosas de la UEFA y del fútbol”. Aunque también recibió el silbato de plata y se quedó a las puertas de recibir el de oro. “Así es, aunque las verdaderas distinciones las recibes en el día a día con el trabajo bien hecho”. Hace muchos años dijo que el día que se analizasen las jugadas por televisión el fútbol perdería frescura. “Y así es. El VAR es muy útil, es un salvavidas sobre todo para los asistentes, y protege el gol que es lo más grande del fútbol. Cuesta mucho marcar un gol, es muy importante protegerlo. Pero se pierde espontaneidad. En cualquier caso no se puede ir contra el progreso.”

¿El fútbol sigue igual que siempre?. “[Silencio] Falta mucha educación en la afición. Las instalaciones, las estructuras de los clubes, todo eso ha mejorado, pero mientras un padre, por poner un ejemplo, sea capaz de insultar a un árbitro o a un rival que no levanta apenas dos palmos del suelo, nada se ha avanzado”. ¿Eso es parte del fútbol? “[Silencio] El fútbol es sobre todo pasión, pero bien entendida. Y por unos colores. Aunque el merchandising de los clubes se están cargando todo eso. Uno ya no sabe de qué color es la camiseta de su equipo [risas]”.

Cambiando de actividad, eres un reconocido cofrade. “Así es. Soy muy devoto del Cristo de la Puente. He ostentado cargos en la cofradía, aunque para mí lo más importante es estar con Él. Tengo una anécdota que me sucedió en Semana Santa. Tenía que pitar un partido en Kiev y no llegaba a tiempo para estar con mi Cristo. Una vez finalizado el encuentro, hice todos los cambios pertinentes y llegué cuando la procesión entraba en la Alameda. Fue bastante emocionante. Me encanta nuestra Semana Santa. Para mí es la mejor“.

¿Qué te parecen los cambios en el recorrido?. “Pues qué me va a parecer, muy bien. Han hecho un gran trabajo. Lo mejor que veo es la integración de la Catedral y todo su entorno en el recorrido. Por fin, es todo un acierto”. Le pregunté si era una persona sería. “Mi aspecto puede ser de seriedad, pero tengo una gran sentido del humor”. ¿Qué tal llevas las imitaciones que te hacen en el programa de humor La cámara de los balones? “(Risas) Sí, me encanta. Es muy divertido. Lo hacen muy bien y con respeto. Se impone el humor sobre el tema en cuestión sobre el que se trate”.

Eres Málaga, siempre Málaga. “Por supuesto, amo mi tierra”. Hasta el punto de entrar en política. “Pues sí, hasta ese punto, aunque debo reconocer que a los dos años lo dejé. No me encontraba a gusto. No encajaba ahí. Pero mientras duró fue toda una experiencia poder trabajar para mi ciudad”. Ya ves como está la política en la actualidad. “[Silencio] Con todo mi respeto, los políticos de ahora no tiene el nivel de los de aquella época. Hoy la política es ya una profesión y la dependencia de los partidos es total. Las legislaturas es lo próximo que se debería acortar a dos como máxima y las listas deberían ser abiertas “. Y con este recorrido a lo largo de la vida de nuestro invitado comenzamos con la comida.

La comida

Uno de los platos Uno de los platos

Uno de los platos

Muy pronto comenzaríamos con nuestro recorrido gastronómico de la mano del jefe de sala de Lateral, Jesús Rodríguez, quien nos atendió durante toda la comida. Tras el descorche por parte de José Mota, catador del establecimiento, de una botella de Avancia Godello, riquísimo, selección de bodegas Lara, tomamos una ensaladilla rusa de la casa con crujiente de beicon. Un plato sabroso y original que daría paso a unos tacos de tartar de salchichón ibérico con mostaza, otro de los platos de la innovadora carta que no se deben perder.

Y continuando con nuestra conversación, le pregunté por si la vida le había sacado alguna tarjeta roja. “[Silencio] Pues salvando el fallecimiento de familiares, algo por otra parte que forma parte de la vida en sí misma, creo que la vida me ha tratado muy bien”. Y a qué le sacarías tu tarjeta roja . “Sin lugar a dudas a la insolidaridad. Una tarjeta roja gigante. No aguanto la falta de solidaridad de parte de nuestra sociedad”. Unos calamares fritos de la bahía y un steak tartar nos hicieron detener nuestra conversación, momento que aprovecho José Mota para abrir una botella de Dominio de Tares, un tinto excelente que acompañaría los siguientes platos.

Uno de los platos Uno de los platos

Uno de los platos

¿Qué aconsejarías a los árbitros? “Algo que les digo siempre, que sean ellos mismos. Que traten de ser lo más independientes posibles y sobre todo que sean capaces de superar la presión. Eso es algo fundamental”. Como fundamental era degustar la ternera con salsa de mango y la presa ibérica con verduras con que nos sorprendió Jesús Rodríguez. Dos platos de la carta realmente extraordinarios y que maridaron a la perfección con el vino propuesto.

Y le pregunté a Antonio si se siente reconocido por su ciudad a la que tanto ama. “[Silencio] Realmente sí. A veces me siento afortunado y considerado en Málaga”. Una torrija al estilo de la casa, realmente riquísima, sirvió para finalizar el recorrido gastronómico. Mis felicitaciones a Jesús Rodríguez y a todo el equipo de Lateral por su trabajo y atenciones.

Uno de los platos Uno de los platos

Uno de los platos

Para finalizar le pedí a Antonio un mensaje para sus amigos, que son legión. “[Silencio. Su mirada siempre profunda se tornó un tanto emocionada] A mis amigos les pediría que no sean indolentes, que se impliquen en todas las cosas, para criticar o para halagar, pero que se impliquen. Y les mando un abrazo para todos”.

Pues con estas palabras despedimos a Antonio Martin Navarrete, pero antes de hacerlo creo que es de justicia romper una lanza a su favor y que algún día se le reconozca con su propia estrella en el Paseo de la Estrellas del Deporte de nuestra ciudad. Se la tiene ganada a pulso. Un hombre directo, sincero y cargado de sensibilidad que ha paseado y pasea con pasión el nombre de nuestra ciudad. Hasta siempre amigo.

Los vinos

Blanco: Avantia Godello. Este vino de la D.O. Valdeorras es un blanco fresco, untuoso y sabroso. Un clásico en nuestra sección. Muy recomendable.

Tinto: Dominio de Tares-Cepas Viejas. Vino de D.O. del Bierzo. Su elaboración a base de uvas mencia le dan un sabor un cuerpo especiales. Ideal para maridar con las carnes tal y como hicimos durante nuestra comida.

Con el patrocinio de:

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios