Personajes con sabor

Francisco Gutiérrez 'Guti': Eterno defensor del ciudadano

  • Un enamorado de lo público que jamás se dio por vencido acude a nuestra cita en el restaurante La Caliza en la Cala del Moral

Conchi García, Francisco Gutiérrez, Óscar Delgado y Juan Luis Pinto. Conchi García, Francisco Gutiérrez, Óscar Delgado y Juan Luis Pinto.

Conchi García, Francisco Gutiérrez, Óscar Delgado y Juan Luis Pinto. / Paco Menjivar

El personaje con sabor que les traigo hoy a esta sesión es una persona sobradamente conocida por la sociedad malagueña. Obrero, funcionario, sindicalista, defensor del ciudadano, profesor honorario de la Universidad, su vida ha estado continuamente dedicada a lo público.

Paco Gutiérrez Guti comenzó desde muy joven una lucha sindical en la que destacaría por su independencia y compromiso social. Más tarde, en su faceta de Defensor del Ciudadano, dejó la impronta de su gestión. Hoy en día, ya retirado de la vida pública, continúa con su compromiso. Ese que nunca abandonará.

El restaurante: La Caliza

Juan Luis Pinto charla con Francisco Gutiérrez Juan Luis Pinto charla con Francisco Gutiérrez

Juan Luis Pinto charla con Francisco Gutiérrez / Paco Menjivar

El restaurante que les voy a proponer hoy es un establecimiento nuevo, con apenas poco más de un mes en funcionamiento, pero que no deben dejar de conocer cuanto antes. Situado en La Cala del Moral, justo al lado de la Cueva del Tesoro, el restaurante La Caliza está llamado a ser un punto de encuentro gastronómico.

Sus propietarios, Oscar Delgado, quien además es chef, y Conchi García, que actúa diríamos como coordinadora, nos recibieron con todo el calor de la gente que sabe actuar de anfitrión y lo hace con vocación. Su cocina, como ellos mismo la definen, es de las que le gusta a todo el mundo. Un equipo de cuarenta personas conforma el personal de este sugerente y moderno establecimiento. Sus vistas sobre el Mediterráneo es uno de sus grandes atractivos. Y de la comida ahora les cuento. Toda una experiencia.

El invitado: Paco Gutiérrez

Llegaba nuestro invitado de recorrer 90 kilómetros en bicicleta, algo que suele hacer habitualmente y que me sirvió para desvelar al instante su magnífico estado de forma. “Es mi gran afición. Cuando subo a la bici me evado. Ando entre 80 y 100 kilómetros. Siempre practiqué mucho deporte, especialmente kárate, y me ha quedado el gusanillo”. Y creo que ese no es el único gusanillo que le ha quedado. “Claro, cuando uno dedica toda una vida a lo público, –Guti ya ostentaba cargos en Comisiones Obreras con menos de dieciocho años– eso no le abandona ya. La historia se va haciendo y uno va dejando huella, todos nosotros.”

Francisco Gutiérrez Francisco Gutiérrez

Francisco Gutiérrez

Pero el sindicalismo actualmente parece no estar en su mejor momento. “[Silencio] La situación de los sindicatos no es ahora la ideal, pero no por culpa las personas que están al frente, son las condiciones las que han cambiado desde mi época. Entonces en Málaga aún conservábamos una industria (Intelhorce, distintas fábricas textiles, Amoniaco, Citesa..) y unas empresas con una gran masa laboral. Hoy en día no quedan más que medianas, pequeñas empresas y microempresas, y muchas de ellas familiares. Hacer sindicalismo ahí es muy complejo”.

Destacó siempre por ser una persona dialogante. “Sí, pero también tuve peleas duras, muy duras, pero soy por encima de todo una persona tranquila. Claro que hacíamos huelga, pero una huelga siempre es un fracaso. Las batallas finales, de apocalipsis, no existen. Tenemos que leer mucha historia para aprender a llegar al límite”. Tenía un gran futuro como sindicalista y sin embargo tu carrera finalizó en Málaga. “[Silencio] Me ofrecieron dar el salto a Madrid, a hacer sindicalismo desde otra perspectiva, pero no acepté. Eso hubiera significado casi con toda seguridad, jubilarme como sindicalista. No era mi objetivo. Eso no lo entendió mucha gente. Estaba en la cresta de la ola”.

Bueno, no entendieron eso ni otras polémicas decisiones que tomaste. “[Risas] Bueno, es verdad. Jamás pretendí ser políticamente correcto. Mi independencia de pensamiento estaba por encima de todo. Sí, tuve problemas cuando acudí invitado a un congreso del PP. Eso no gustó demasiado. Y más adelante a un homenaje que se le hizo al presidente de la patronal empresarial. Yo veía como una descortesía no acudir a esas invitaciones. Muchos no lo entendían. Hoy se vería como algo normal”.

Sacó unas oposiciones como funcionario y trabajaba en la Diputación. De ahí surgió la figura del Defensor del Pueblo. Fue algo histórico. Su nombre fue consensuado y aceptado por formaciones políticas, empresariado, sindicatos, todos por unanimidad. “[Silencio] Para mí fue una gran sorpresa. Acepté de inmediato. Y me involucre en cuerpo y alma. En general nunca hago nada a medias tintas. Debo decir que también me ofrecieron, personalmente Francisco de la Torre, ser Defensor del Contribuyente, algo de lo que le estaré siempre agradecido y reconocido, pero opté por algo que veía con más perspectiva desde mi ideología”. ¿Era realmente necesaria esa figura? “Por supuesto. Cuando un ciudadano se tiene que enfrentar, por ejemplo, a la administración o a cualquier tipo de incidencia y no tiene medios, se queda desamparado. Nosotros actuábamos entre otras cosas de psicólogos. Y las soluciones casi siempre estaban ahí, ya escritas. Estamos dotados de un cuerpo legislativo y garantía suficiente. No hacen falta leyes, solo aplicar las que ya existen”. 

Está claro que habla con conocimiento de causa. “ Soy un enamorado de lo público, creo que lo público es indispensable para mantener el equilibrio con lo privado. Ambos aspectos son muy importantes”. ¿No se ha planteado entrar en política? “[Silencio] No digo nunca jamás a nada. En cualquier caso, si alguna vez diese el paso sería a nivel municipal. Conozco a fondo la sociedad malagueña. Treinta años dan para mucho. Mi vida profesional y pública me han supuesto mucho desgaste pero la experiencia y los conocimientos están ahí”.

Los políticos no pasan por su mejor momento precisamente. “Los políticos son imprescindibles en democracia. Lo que sucede es que los perfiles han cambiado. Para ser dirigente de un partido hay que tener los pies en el suelo y conocer la vida laboral desde dentro. Como asalariado o como empresario, da lo mismo, pero viviendo situaciones difíciles. Hoy en día, y no estoy descubriendo nada que no se conozca, hay muchísimos políticos que solo han estado en política y no son capaces de entender en su complejidad determinadas cosas. La sociedad está desilusionada con los políticos y los tienen como un mal menor. Eso no puedo ser. La política y los políticos son muy importantes”. Pero la ideología de un político está siempre ahí, y sus deseos de hacerlo bien. “Por supuesto, pero la política es plural. No se trata de este o aquel político. Pertenecen a un grupo o partido. Ahí es donde te diluyes. Te engañas a ti mismo si piensas que siempre va a poder hacer aquello que crees que es lo mejor o lo que debes hacer”.

La comida

Uno de los platos Uno de los platos

Uno de los platos

La acogida por parte de Conchi García fue extraordinaria. Después de mostrarnos las instalaciones y trasmitirnos la ilusión con la que trabajan cada día, nos dejó en manos de Andrea Martos, quien nos atendería durante toda la comida. Y para abrir mesa nos presentó una milhojas de foie con frutos rojos y pan de aceitunas con aceite de oliva, exquisitos. Todo ello acompañado con una botella de Avancia Godello, selección de bodegas Lara, buenísimo.

Y seguíamos con nuestra interesante conversación. Me interesé por su situación actual. “Me di cuenta de que necesitaba un descanso. Lo dejé todo. Incluso algo que me llenaba como era dar clases en la universidad. Todo. Necesitaba reciclarme”. Y echas de menos a mucha gente. “Claro. Han sido muchos años. Por desgracia tengo que decirte que también me ha servido para saber quiénes estaban ahí por mi cargo. Muchas personas desaparecieron el mismo día en que lo dejé todo”. Una ensalada Axarquía, con aguacate, mango y langostinos nos hizo interrumpir la conversación, para a continuación servirnos, no se lo pierdan, un arroz de marisco con ñora, que es uno de los platos clásicos de la casa. Extraordinario.

Uno de los platos Uno de los platos

Uno de los platos

Le pedí un mensaje para todos los amigos que le echan de menos. “Pues decirles que no me he retirado del todo. Y siempre estaré disponible para seguir peleando como he hecho a lo largo del tiempo.” ¿Tienes algún ofrecimiento reciente? “[Silencio] Debo reconocer que varios partidos me han ofrecido ingresar en la carrera política. Y desde Save the children para trabajar a nivel andaluz. Pero no, de momento lo he desestimado todo”.

El descorche de una botella de Jaros nos preparó para el plato que venía a continuación y que es una de las joyas de la corona de este restaurante: chuletón de vaca. Sencillamente espectacular. Una carta virtual de postres, donde había una variedad de tartas y postres innovadores nos sorprendió gratamente. Escogimos una tarta de zanahoria y un tiramisú que estaban riquísimos. Efectivamente, me muestro totalmente de acuerdo con Oscar Delgado, en que su cocina es de las que gustan a todo el mundo. No dejen de comprobarlo. Mi agradecimiento a todo el personal de La Caliza por la experiencia vivida. Nos veremos muy pronto.

Uno de los platos Uno de los platos

Uno de los platos

Y para terminar con nuestro invitado de hoy, le pedí una reflexión sobre lo que cambiaría si estuviese en su mano. “Para concretarte al máximo, te diría que cambiaría la forma de hacer política. Si la política está para solucionar los problemas de los ciudadanos y no lo hace, exigiría a los políticos dar cuenta de sus resultados. No podemos tener diputados nacionales, por poner un ejemplo, que en cuatro años no hagan ni una intervención”. Pues es lo que gran parte de la sociedad demanda. Hace falta un cambio. Mucha gente lo pasa mal. “[Silencio] Mira, no pasan más cosas gracias a la familia. La familia es el auténtico colchón gracias a la cual no surgen más conflictos y revueltas sociales. Los abuelos están soportando familias enteras, en muchísimos casos. Y más ejemplos de apoyo familiar. Sin lugar a dudas la familia es la salvación de la actual sociedad”.

Pues con esta profunda reflexión acabamos el encuentro con Francisco Gutiérrez, Guti, el último eterno defensor del Ciudadano. Muchas gracias y hasta pronto.

Los vinos

Blanco: Avancia Cuvee Godello. Magnifico vino de la D.O de Valdeorra. Sabroso, con sabor a fruta fresca y acidez equilibrada. Muy recomendable.

Tinto: Jaros crianza. Un gran vino para los amantes de la uva Tempranillo. Con claras notas de frutos rojos maduros, destaca por su equilibrio. Maridó de manera extraordinaria con el chuletón de vaca.

Con el patrocinio de:

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios