Provincia

La experiencia de recoger aceituna y elaborar tu propio aceite con el proyecto de Philippe Starck en Ronda

  • El complejo pone en marcha una reproducción a pequeña escala de la futura experiencia, que incluye la recogida manual de aceituna y elaboración del aceite

Los visitantes pueden realizar la recogida manual de la aceituna. Los visitantes pueden realizar la recogida manual de la aceituna.

Los visitantes pueden realizar la recogida manual de la aceituna. / Javier Flores

A la espera de que se inicien las obras para la construcción de la almazara, el centro de interpretación y museo del aceite de oliva diseñado por Philippe Starck en Ronda, los promotores han puesto en marcha una especie de versión en miniatura de lo que será el futuro complejo, llamado a convertirse en uno de los referentes mundiales del oro líquido andaluz.

Hace unos meses se abrió la finca que acogerá el proyecto a los visitantes, para lo que se instaló un centro de visitantes en el que se realizan las catas y también se ofrecen diferentes productos de LA’Organic, firma origen del proyecto actual y que en la actualidad es una de las marcas de referencia en el mundo del aceite ecológico.

Ahora, dentro de la réplica puesta en marcha, en la primera campaña de la aceituna que llega tras la apertura, los visitantes tienen la oportunidad de vivir la experiencia de la recogida de la aceituna, eso sí, especialmente adaptada para que sea más satisfactoria. Nada de maquinaria, todo hecho a mano.

Para ello desde un primer momento se plantaron variedades arbustivas que permiten árboles de olivo de un tamaño pequeño; lo que hace posible la recogida de la aceituna utilizando un pequeño rastrillo para las ramas o mediante el tradicional ordeño. No falta tampoco el capazo de esparto para ir almacenando el fruto que cada persona va recolectando y que posteriormente se convertirá en un aceite que cada uno de los participantes se llevará a casa.

Una vez realizada la recogida bajo la supervisión del personal del complejo, que va orientando sobre las aceitunas que están en su momento óptimo de maduración, toca realizar las labores de limpieza, para lo que también se cuenta con un sistema manual con el que retirar los restos orgánicos que pueda traer el árbol y las hojas, volviendo así de este modo al proceso que antaño se realizaba en los campos andaluces.

Los participantes en la experiencia se llevan su propio aceite a casa. Los participantes en la experiencia se llevan su propio aceite a casa.

Los participantes en la experiencia se llevan su propio aceite a casa. / Javier Flores

Más moderno es el proceso para la molturación de la aceituna, para lo que cuentan con un pequeño molineto para moliendas de pequeñas cantidades y que permite realizar el vaciado de la aceituna en un pequeña tolva, tras lo que comienza un proceso que permitirá ver el fruto del trabajo en el campo tras aproximadamente una hora, cuando comenzará la brotar el oro líquido con un intenso color verde.

Mientras tanto, los visitantes tendrán la oportunidad de realizar una cata para conocer al detalle el mundo del aceite de oliva y el propio proyecto diseñado para Ronda.

De hecho, la experiencia incluye la visita a la zona exterior del recinto, que ya se encuentra ejecutada con la plantación de los diferentes tipos de olivos que son más frecuentes o variedades de plantaciones.

También se incluye en el mismo la recuperación de los antiguos bancales de viñedos y que los nuevos propietarios han querido volver a poner en uso, mostrando así otro de los grandes sectores que existen en la comarca de Ronda, y en los que son muy habituales visitas para conocer ese mundo y degustar sus vinos, algo que ahora quieren extrapolar al mundo del aceite.

La finca cuenta con especies de olivo arbustivo para facilitar la experiencia

Además, también se pueden observar algunas de las creaciones que Starck ya diseñó para complementar el recorrido por la finca, que incluye la recuperación de una pequeña ermita que se ubica junto a un pozo árabe, algo que no han querido dejar pasar desapercibido y que Starck completó con un complemento etrusco en una fuente contigua a estos dos elementos singulares de la finca.

Tras el tiempo de espera empleado para conocer el proyecto y hacer la cata, el molineto está listo para servir el aceite, un proceso que puede verse aprovechando los ventanales exteriores del espacio en el que se encuentra instalado y las zonas acristaladas por las que tiene que pesar el oro líquido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios