Provincia

Benalmádena multará a los dueños de mascotas que no limpien el pipí

  • Deberán utilizar preferentemente las zonas habilitadas para ello e ir provistos de una botella con agua con jabón o vinagre

Un hombre pasea junto a sus tres perros. Un hombre pasea junto a sus tres perros.

Un hombre pasea junto a sus tres perros.

El Ayuntamiento de Benalmádena ha modificado la ordenanza municipal sobre la tenencia de mascotas para incluir la obligación de minimizar el efecto de las micciones de los animales en la vía pública. Es decir, a partir de ahora los dueños de los perros tendrán la obligación no solo de recoger las heces de sus animales sino también de limpiar el pipí de sus mascotas en la calle con agua y jabón o vinagre. “Con la modificación de la ordenanza damos respuesta a una demanda de buena parte de la ciudadanía, que nos habían comunicado su malestar por este aspecto, ya que a nadie le agrada que una farola o una esquina próxima a su vivienda se encuentre perpetuamente llena de orines”, ha explicado el alcalde, Víctor Navas, acompañado de la edil de Sanidad, Alicia Laddaga.

Para ello, se han modificado dos artículos de la ordenanza. Por un lado, se recoge que la persona que pasee a su mascota por el municipio deberá evitar que orine sobre el mobiliario urbano, edificios y vehículos y, al mismo tiempo, deberán ir provistas de una botella con agua con jabón o vinagre para minimizar el olor de la orina. Asimismo, la ordenanza recoge que a partir de ahora las personas propietarias de los animales deberán utilizar preferentemente las zonas habilitadas para perros “para la satisfacción de las necesidades fisiológicas de estos”.

La infracción será leve aunque aún no está definido a cuánto ascendería la sanción

Por otro lado, aunque el artículo modificado recoge como infracción leve “la no adopción de las medidas necesarias para minimizar el efecto de las micciones de los animales en las vías públicas, en el mobiliario urbano, edificios y vehículos”, lo que podría incurrir en multas de entre 75 y 500 euros, el equipo de gobierno trabaja ahora en la modificación de la ordenanza fiscal de la misma, por lo que aún no está definido a cuánto ascendería la sanción a quien no respete esta obligación.

“Prescindiendo de otras posibles alternativas, como la creación de algún impuesto o tasa especial, hemos optado por estas modificaciones en la ordenanza para que la responsabilidad de los dueños de mascotas vayan más allá de la recogida de las heces, sumando así la obligación de minimizar el impacto de las micciones con el uso de agua con jabón o vinagre, contribuyendo así a la mejora de la convivencia”, ha apuntado el regidor.

Por su parte, la concejala de Sanidad, Alicia Laddaga, ha señalado que “con esta medida se persigue evitar malos olores y la degradación del espacio público y mobiliario urbano, y así conseguir una mejor salubridad en el municipio”. Por último, recordó que “ya son muchas las ciudades españolas en las que las personas que sacan a pasear perros llevan consigo un botellín con agua con jabón o vinagre para limpiar los orines”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios