Provincia

El CEDER cierra sus puertas ante la imposibilidad de hacer frente a sus deudas

  • El método para hacer efectivo el acuerdo de la asamblea podría pasar por presentar un concurso de acreedores

La asamblea del Centro de Desarrollo Rural (CEDER) de la Serranía de Ronda decidió liquidar este organismo, poniendo fin a "una larga agonía" del organismo, acuciado por las deudas que han provocado, principalmente, los impagos de la Junta de Andalucía.

La reunión de los socios de este organismo mixto, que tuvo lugar el pasado jueves en Apymer, acordó iniciar el proceso para el cierre, por lo que se iniciará el proceso para determinar el método contemplado en la legislación para hacer efectivo dicho acuerdo de su asamblea, que podría pasar por presentar un concurso de acreedores.

Aunque no han transcendido los detalles concretos de la situación económica del organismo, que fue el motor impulsor de muchos proyectos de desarrollo en la comarca, se conoce que arrastra una deuda de unos 200.000 euros con los trabajadores, al tiempo que la Junta le adeuda 150.000 euros en concepto de gastos de funcionamiento.

Tras reunirse con responsables del Gobierno andaluz, el presidente del CEDER, Mario Lara, se mostró optimista ante el compromiso de la Junta de pagar la cantidad atrasada, aunque dicha promesa terminó por no cumplirse y sus responsables consideran que la actual situación es ya insalvable.

Además, la Junta le estaría reclamando una cantidad de unos 1,2 millones de euros de subvenciones dadas para apoyar proyectos que considera "que no han sido adecuadamente justificados". También se habría procedido a embargar la sede que posee este organismo en la calle Armiñán, principal valor patrimonial que posee, debido a la decisión de uno de sus extrabajadores de pedir la ejecución de la sentencia que obtuvo ante los tribunales de Justicia.

De igual modo, los dos únicos trabajadores que siguen en plantilla también habrían llegado al límite de su aguante, tras llevar nueve meses sin poder cobrar su nómina. Así se pondrá final al trabajo de uno de los organismos dinamizadores de la Serranía de Ronda, cuyo paraguas valió para desarrollar, especialmente, el sector del turismo rural y la agroindustria local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios