Salud

Remo en Ardales para mejorar la calidad de vida de mujeres con cáncer de mama

  • La actividad ayuda a la mejora del drenaje linfático y se desarrollará en el pantano

Presentación de las jornadas en la sede de Diputación.

Presentación de las jornadas en la sede de Diputación. / M.H. (Málaga)

El embalse del Conde de Guadalhorce, en Ardales, acoge del 21 al 27 de junio las primeras jornadas de remo organizadas por la asociación deportiva malagueña Dragon Boat BSC. La actividad está abierta a todas las mujeres que han padecido cáncer de mama y destinada, especialmente, para las de las comarcas de Guadalhorce y Guadalteba.

Se trata de una actividad considerada como una “herramienta para mejorar su salud y calidad de vida”, según informó el vicepresidente primero y diputado de Educación, Juventud y Deporte de la Diputación de Málaga, Juan Carlos Maldonado.

“Con la fuerza del dragón, después del cáncer hay vida y de la buena”, es el eslogan de este colectivo, surgido en la provincia en 2018, y que utiliza esta modalidad deportiva “como terapia de superación”, señaló Maldonado, quien elogió la labor de estas mujeres “fuertes y luchadoras; unas verdaderas dragonas, supervivientes de cáncer de mama, que llenan de energía todos los rincones de nuestra tierra”.

No es la primera vez que la Diputación de Málaga colabora con este colectivo. Ya en noviembre pasado, el Servicio de Deporte impulsó la I Regata de Invierno Dragon Boat ‘Remando por la vida’, que fue un éxito de participación.

Esta modalidad deportiva de remo viene empleándose como disciplina terapéutica para el cáncer de mama desde el año 1996, a raíz de unos estudios realizados por la Universidad de British Columbia, en Canadá, que demostraron los beneficios de ejercitar el torso y los brazos para el drenaje linfático. Una mejoría física que redunda en el bienestar emocional de estas mujeres.

En este sentido, Nikolaja Fiebiger, presidenta de Málaga Dragon Boat BCS, agradeció a la Diputación de Málaga su apoyo porque “lo importante es que este proyecto tenga difusión”. “Somos todas voluntarias y pacientes oncológicas y nos ha cambiado la vida por la mejora física y el cambio mental de no sentirnos solas. Porque es muy duro cuando te recuperas y has pasado lo peor; llegan las revisiones y te sientes un poco más sola queremos hacer lo que hacíamos antes y poder sentirnos bien”, señaló. Y es que se considera importante llegar también al interior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios