Sociedad

Visita exprés de Obama en Marbella

  • El exmandatario llegó a Marbella escoltado por una comitiva de cinco vehículos a dar una conferencia

Michelle Obama y sus hijas en la terraza del Hotel Miramar de Málaga, este viernes. Michelle Obama y sus hijas en la terraza del Hotel Miramar de Málaga, este viernes.

Michelle Obama y sus hijas en la terraza del Hotel Miramar de Málaga, este viernes. / Jorge Zapata / EFE

Fugaz visita del expresidente norteamericano Barack Obama a Marbella. El exmandatario apenas ha permanecido un par de horas en la ciudad, a la que ha acudido invitado por una empresa tecnológica para dar una conferencia a un grupo de altos ejecutivos en el hotel Puente Romano, en plena Milla de Oro. El exmandatario llegó a Málaga en avión privado, desde donde se trasladó hasta Marbella, llegando al hotel a las 17:00 horas, una hora más tarde de lo previsto, escoltado por una comitiva compuesta por siete vehículos, cinco de los cuales eran de seguridad.

Abría la comitiva un vehículo de la Guardia Civil de Tráfico, seguido de un coche del cuerpo de escoltas de Madrid y los propios servicios secretos de Obama, que permanecía en el interior de una furgoneta negra con los cristales tintados. A estos cinco vehículos les acompañaban dos más de protocolo, con representantes de la embajada, del gobierno, algún alto cargo e incluso un médico, según las fuentes consultadas por este periódico.

Desde primera hora de la mañana se puso en marcha un amplio dispositivo de seguridad, se sellaron las alcantarillas, se revisaron todas las papeleras y se establecieron varios cordones policiales en el hotel controlando los accesos al mismo. En total, el despliegue estuvo conformado por más de 30 efectivos coordinados por cuatro cuerpos de seguridad distintos entre Guardia Civil, Policía Local y Policía Nacional, con diferentes especialidades cada una, y los propios servicios secretos estadounidenses.

El avión de Barack Obama aterriza en el aeropuerto de Málaga. El avión de Barack Obama aterriza en el aeropuerto de Málaga.

El avión de Barack Obama aterriza en el aeropuerto de Málaga. / Javier Albiñana

Un grupo de curiosos esperaba la llegada del expresidente al hotel junto a los periodistas. Sin embargo, su llegada fue un visto y no visto, pues no se dejó ver en ningún momento. Su visita apenas duró dos horas, por lo que una vez terminado el acto, a las 19:00 horas, volvía a partir la comitiva esta vez en dirección Málaga hacia el hotel Miramar, donde al parecer habían permanecido toda la tarde su mujer, Michelle Obama, y sus dos hijas, a las que se les ha podido ver tomando el sol en la terraza.

Sobre el evento no han trascendido más datos, pues se trata de un acto privado y a puerta cerrada. Los propios trabajadores del hotel habían firmado un contrato de confidencialidad con los organizadores del evento, restringido a los directivos de la multinacional, que llevaban varios días hospedados en Marbella.

Es la segunda vez que Obama visita Andalucía en el mismo año. El exmandatario estuvo en Sevilla el pasado 3 de abril con motivo del congreso internacional de turismo que se celebró en la ciudad. Se trataba de una visita muy esperada en la capital sevillana después de que la prevista tres años antes tuviera que ser cancelada en la que iba a ser su primera visita a España tras la matanza de cinco policías estadounidenses en Dallas. Además, Obama aprovechó su visita para pasear por el centro histórico de la capital y cenar en un céntrico restaurante.

Por otra parte, es muy recordada las vacaciones de Michelle y la pequeña Sasha en agosto de 2010 cuando estuvo alojada tres días en el hotel Villa Padierna de Benahavís, en el que ocuparon medio centenar de habitaciones. No solo fue posible ver a la ex primera dama por el casco antiguo sino que además remitió una carta al Ayuntamiento agradeciéndoles el trato recibido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios