Provincia

La huelga de limpieza sigue al exigir la plantilla cobrar los días sin trabajar

  • La asamblea de trabajadores rechaza el acuerdo alcanzado por UGT y CCOO y también pide que se archive los expedientes

Comentarios 2

Los trabajadores de la Empresa Mixta de Medio Ambiente de Rincón de la Victoria continuarán con la huelga indefinida de limpieza pese al preacuerdo alcanzado ayer por el comité de empresa, responsables de FCC y Ayuntamiento. La asamblea rechazó de forma unánime el texto firmado en la madrugada, y decidió seguir con los paros, según informó CGT, que se había desmarcado de la propuesta aceptada por UGT y CCOO. Según el concejal de Medio Ambiente, Sergio Díaz (PP), al término de la reunión, los sindicatos reclamaron que los nueve expedientes disciplinarios que se han abierto a trabajadores que han atentado contra el patrimonio público quedaran archivados. También pidieron que les sean abonados los días que han permanecido en huelga.

"Queremos que la situación vuelva a la normalidad lo antes posible, pero estas exigencias son inasumibles para el Ayuntamiento y la empresa. Los ciudadanos no entenderían que esos hechos quedaran impunes y que atendiésemos a esas condiciones", manifestó el edil, quien confirmó que durante la noche del viernes el Ayuntamiento, FCC y los sindicatos CCOO y UGT llegaron a un preacuerdo rechazado por CGT después de una "intensa" negociación de más de siete horas.

Tras conocer la decisión de la Asamblea, el Ayuntamiento de Rincón de la Victoria hizo un llamamiento a la "responsabilidad y la cordura" de trabajadores y sindicatos para desconvocar la huelga de limpieza que comenzó el pasado lunes. "Desde el Ayuntamiento apelamos al sentido común de todos los integrantes de la EMMSA para que desconvoquen la huelga inmediatamente, ya que la situación se está haciendo insostenible para los comercios en unas fechas tan señaladas como las Navidades, además del perjuicio que se les está ocasionando a los ciudadanos", señaló.

Desde CGT manifestaron a través de un comunicado que "la plantilla ha hablado y lo ha hecho de forma unánime para rechazar el preacuerdo de la empresa con CCOO y UGT y apostando por endurecer la huelga ante la actitud del Ayuntamiento y EMMSA de agredir laboralmente a multitud de compañeros mediante expedientes disciplinarios". CGT reivindicó "mantener las condiciones laborales actuales" y "garantizar el nivel de empleo".

El acuerdo frustrado establecía la renuncia por parte de los trabajadores del 12,5 por ciento que la empresa se había comprometido a devolver durante el mandato del PSIRV - PSOE. Así, los sueldos se mantendrían congelados hasta 2015.

A cambio, los nueve trabajadores eventuales pasarían a formar parte de la plantilla como indefinidos y se garantizaría la estabilidad de los 144 empleados. Con respecto a la ampliación de la jornada laboral de 35 a 37,5 horas semanales, decidieron que ésta se haría incorporando 15 minutos a la entrada y a la salida de cada turno. Las tres horas que quedarían pendientes durante la semana las decidiría la empresa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios