Provincia

Multas de 601 euros en Alhaurín de la Torre a quienes no recojan los excrementos de sus perros

  • El Ayuntamiento intensifica su campaña con el objetivo de mantener limpio el municipio

Una persona recoge los excrementos de su perro en la calle. Una persona recoge los excrementos de su perro en la calle.

Una persona recoge los excrementos de su perro en la calle. / M. H.

Alhaurín de la Torre vuelve a poner en marcha la campaña periódica de concienciación para la recogida de excrementos de los perros en la vía pública, infracción por la que el Ayuntamiento pone multas de hasta 601,01 euros al tratarse de una infracción leve.

El Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre, que dirige Marina Bravo, en colaboración con la Concejalía de Servicios Operativos dirigida por Prudencio J. Ruiz, recupera la iniciativa con el objetivo de profundizar en la sensibilización de los propietarios de mascotas sobre la importancia y obligatoriedad de cumplir con deberes que conlleva tener animales de compañía en aras de una mejor convivencia.

Además de la inminente distribución de folletos explicativos en buzones y edificios públicos, Medio Ambiente anuncia que la Policía Local intensificará la vigilancia en este sentido para que se cumpla el Artículo 27 de la Ordenanza de Limpieza Pública y Gestión de Residuos, que establece "la obligación de recoger de forma inmediata los excrementos de animales por parte de sus tenedores o propietarios y la limpieza de la zona ensuciada de la vía pública". El incumplimiento de dicha normativa, según recoge el Artículo 106, puede conllevar a una multa de hasta 601,01 euros al tratarse de una infracción leve.

La concejala del Área subraya que, "con un simple gesto, todos disfrutaremos de un pueblo más limpio". El mensaje a los dueños de mascotas es sencillo y directo: “Si tu perro hace sus necesidades en la calle, solo necesitas una pequeña bolsita para retirarla de la acera. En caso de que haga pipí, por favor, echa un chorrito de agua con vinagre de limpieza disuelto para evitar manchas y malos olores”.

Bravo añade: “Es cosa de todos. Si cada uno de nosotros aporta su granito de arena evitaremos el deterioro del mobiliario urbano, farolas, bancos, papeleras, aceras, etc. A ello, se suman los daños que se pueden producir en algunas fachadas privadas afectadas por la suciedad y los malos olores provocados por el efecto corrosivo de la orina de las mascotas”, sin contar el sobrecoste para los Servicios Operativos cuando tienen que intensificar la limpieza de determinados puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios