Medioambiente

Cerca de 3.000 toneladas de toallitas llegan a las depuradoras de la Costa del Sol occidental en el último año

  • Acosol e Hidralia lanzan una campaña conjunta para concienciar sobre los perjuicios que supone para el medioambiente

Cerca de 3.000 toneladas de toallitas llegan a las depuradoras Cerca de 3.000 toneladas de toallitas llegan a las depuradoras

Cerca de 3.000 toneladas de toallitas llegan a las depuradoras

No, las toallitas húmedas no se tiran al retrete. En estos casos, lo más fácil sería colocar una papelera en el baño donde poder arrojar los desperdicios. De lo contrario, estas llegan a formar masas gigantes que atascan las redes de saneamiento y de depuración. Es más, las toallitas que arrojamos al inodoro tardan hasta 500 años en desaparecer, causando graves problemas en las redes públicas de alcantarillado y en el medioambiente. Sin embargo, en el último año se han retirado cerca de 3.000 toneladas de estas toallitas de las depuradoras y de las redes de saneamiento. Razones por las que la empresa pública de abastecimiento de aguas y saneamiento de la Costa del Sol, Acosol, y la empresa gestora del ciclo del agua, Hidralia, han puesto en marcha una campaña de concienciación contra el vertido de las toallitas húmedas e higiénicas al inodoro.

Las toallitas que arrojamos al inodoro tardan hasta 500 años en desaparecer

En esta ocasión, el mensaje principal trata de concienciar a los usuarios de que el inodoro no puede ser utilizado como papelera, y se centra especialmente en las toallitas, por el uso generalizado de las mismas en este sentido y la conciencia mal popularizada de que es un material rápidamente biodegradable, sin mayores consecuencias. “El problema de las mismas es que además de generar un coste para los usuarios y un mal funcionamiento del servicio, supone un grave daño al medioambiente de la ciudad”, manifestó el consejero delegado de Acosol, Manuel Cardeña, quien señaló que durante el pasado año se han recogido 2.100 toneladas de residuos procedentes del cribado, recogidas en las distintas plantas depuradoras gestionada por la empresa pública, siendo las toallitas el principal desecho.

Por su parte, el gerente de Hidralia, Fulgencio Díaz, señalço que tan solo en las labores de limpieza de las redes de saneamiento de Estepona, Manilva y Marbella se han recogido en el último año casi 950 toneladas de residuos. “El problema de las toallitas es integral y supone un grave daño al medioambiente y a las infraestructuras de saneamiento y alcantarillado de la ciudad, principalmente en las zonas del casco histórico, donde existe una mayor concentración de viviendas. De ahí la necesidad de aunar esfuerzos entre ambas empresas para concienciar de su mal uso e informar a los usuarios del grave perjuicio que supone para sus instalaciones, su ciudad y en el entorno natural”, apuntó.

El sistema de desagüe se inicia en cada hogar, provocando los primeros atascos en la comunidad de vecinos, cuya reparación corre a cargo de los particulares. De ahí, pasa hasta las EDAR, donde la acumulación de toallitas pueden bloquear estas instalaciones, provocando un mal funcionamiento del servicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios