Política

El coronavirus pone aún más en evidencia la falta de servicios clave en el interior de Málaga

  • Los alcaldes no terminan de ver la anunciada apuesta por el interior de las distintas administraciones

El Valle del Genal acoge a buena parte de las pequeñas poblaciones de interior. El Valle del Genal acoge a buena parte de las pequeñas poblaciones de interior.

El Valle del Genal acoge a buena parte de las pequeñas poblaciones de interior. / Javier Flores (Alpandeire)

La necesidad de luchar contra la despoblación y lo que se denomina como la España vaciada se convirtió en uno de los asuntos estrella de las últimas campañas electorales celebradas en el país. No había programa que no estuviese lleno de propuestas y compromisos para recuperar un amplio territorio que se muere a paso lento pero sin remedio. Al menos, hasta el momento.

Titulares a toda página que poco menos anunciaban que se produciría un desembarco de las administraciones en estas zonas, especialmente del interior, para revertir la situación que se está produciendo y la realidad que tienen muchos de estos pequeños municipios en los que la pérdida de población viene siendo una constante desde hace años. Faltos de oportunidades de trabajo y con unos servicios públicos que en muchos casos presentan importantes carencias, muchos jóvenes de estos pequeños pueblos decidieron hacer las maletas y poner rumbo a ciudades de mayor tamaño buscando trabajo y poder emprender una nueva vida.

Ahora la apuesta de las administraciones, al menos el discurso oficial, aboga por que el viaje sea al contrario y sean los jóvenes de la ciudad los que decidan irse a vivir a municipios del interior en los que poder emprender una nueva vida rodeados de naturaleza, tranquilidad y potenciar la economía sostenible.

Una versión salida desde las tribunas situadas en las grandes capitales que contrasta con la realidad. Buena parte de los alcaldes de estos pequeños municipios coinciden en señalar que hasta el momento en la mayoría de los casos no se pasa de las palabras a los hechos y las administraciones siguen centradas en las grandes urbes. Comunicaciones, sanidad, internet, transporte o falta de incentivos especiales para asentarse en el territorio siguen siendo las principales reivindicaciones.

Posición que esta semana se hizo viral en las redes y tomó cierta relevancia ante el anuncio que hizo el alcalde de Genalguacil, Miguel Herrera, tras lanzar un mensaje buscando médicos para el Valle del Genal ante los problemas de asistencia que estaba teniendo el centro de salud de su municipio por la falta de profesionales que pudiesen atenderlo.

Mantener a la población joven a conseguir su vuelta es uno de los objetivos Mantener a la población joven a conseguir su vuelta es uno de los objetivos

Mantener a la población joven a conseguir su vuelta es uno de los objetivos / Javier Flores (Genalguacil)

El regidor lamentó la falta de una apuesta “real” por el interior y para frenar la despoblación, al tiempo que acusó a todas las administraciones sin excepción de no cumplir lo prometido y de mantener a estos pequeños municipios en el olvido y con deficiencias en servicios como el sanitario o las comunicaciones. En este sentido, aseguró que solo tienen un equipo de emergencias en la zona a pesar de que el hospital de Ronda se encuentra prácticamente a una hora de camino de buena parte de los municipios que tiene que atender.

“A las diferentes administraciones públicas se les llena la boca diciendo que los pueblos, la despoblación, y las zonas más desfavorecidas somos una prioridad y vemos como no corresponde con la realidad, que cada vez lo ponen más difícil para los que vivimos en los pueblos”, afirmó Herrera.

Unas palabras que también ratificó el alcalde de Jubrique, Alberto Benítez, que puso como ejemplo la situación vivida en su localidad durante esta semana en la que durante tres días no han contando con asistencia primaria estando el centro de salud más cercano a unos 30 minutos de viaje.

También apunta a los problemas del transporte público. Asegura que tan solo cuentan con un autobús diario a Ronda y con unos horarios que considera que no son favorables para el uso del mismo con salida a las siete de la mañana y vuelta a las siete de la tarde.

“Si tenemos que acudir a Ronda a realizar una gestión por la mañana nos obliga a quedarnos allí durante 12 horas”, afirmó Benítez, que también recordó el mal estado de tramos de la carretera o que incluso este año no se hizo ni el desbroce de algunos tramos.

Por otra parte, son varios los alcaldes que consideran que para fomentar la llegada de proyectos a las zonas de interior más desfavorecidas por la despoblación sería necesario que se pongan en marcha programas especiales de bonificación de impuestos o costes de las empresas para que realmente exista un atractivo real que pueda hacer a un posible inversor en pensar en desarrollar su proyecto en una de estas pequeñas localidades.

“No se apuesta por la bonificación que permita que se pueda contratar a personas y a la vez crear nuevos puestos de trabajo”, insistió el alcalde de Jubrique. Una opción por la que también apuesta en alcalde de Benarrabá, Silvestre Barroso, señalando que “la despoblación se debe tratar principalmente desde el Gobierno central bajando impuestos al mundo rural

Además, en el interior la llegada de la fibra óptica a las casas todavía no está disponible en todos los casos. No todas las compañías telefónicas tienen una buena señal o carecen de algo tan básico como una oficina bancaria o una pequeña tienda de alimentación, lo que hace que se tengan que realizar viajes a Ronda y otras localidades de mayor tamaño con más frecuencia de la deseada.

El caso de Jubrique es precisamente uno de los ejemplos en los que la banda ancha de internet no llega, lo que creen que les limita a la hora de fomentar el teletrabajo o que emprendedores se puedan asentar en la zona. Mientras tanto en Genalguacil, aunque llega la fibra, todavía no se está comercializando.

Una sensación de falta de apuesta que no solo se siente en pequeñas localidades, también en otras de mayor tamaño e incluso con cierto potencial industrial, como es el caso de Benaoján, la situación no es diferente. De hecho, en estos momentos desde el Consistorio se mantienen gestiones con diferentes organismos y empresas para tratar de hacer realidad que la fibra óptica llegue a estar disponible para las empresas, aunque aquí sí está disponible desde hace algunos meses en el centro de salud o el colegio.

“Las administraciones supramunicipales dicen que apuestan por el interior y por frenar la despoblación, pero no vemos hecha efectiva esa apuesta de forma eficiente e inmediata”, afirma la alcaldesa de Benaoján, Soraya García.

Por su parte, el de Cartajima, Francisco Benítez, señaló que “habría que promocionar proyectos generadores de empleo reales para asentar a la población en el territorio”. Mientras se sigue a la espera de la llegada de la anunciada apuesta por el interior, algunos municipio tratan de poner en marcha sus propios programas para tratar de atraer a algunos nuevos vecinos y evitar que se marchen los actuales.

Es el caso de la apuesta por el arte de Genalguacil fomentando su proyecto de pueblo museo o la apuesta de Benarrabá por contar con un espacio de oficinas para acoger a emprendedores que se combina con la apertura de un hostel y una pequeña área para autocaravanas que fomenten también la llegada de turistas.

Otros, como Montejaque, tratan que las administraciones puedan recuperar el frustrado pantano para reconvertirlo en una atractivo para el turismo activo y así tratar de apuntalar el emergente sector turístico que hace que cuente con varios alojamientos y restaurantes al estar su término municipal dentro de un parque natural. En este caso también recuperaron como albergue un cortijo enclavado en mitad del bosque, pero las condiciones que presenta su camino de acceso hacen prácticamente imposible su comercialización al tenerse que acceder con todoterreno.

En este sentido, el alcalde de Júzcar, Francisco Lozano, sí que apuntó que a su municipio han llegado nuevos vecinos que tienen la intención de desarrollar empresas de carácter telemático que no necesitan de contar con presencia de sedes en grandes ciudades y reconoce el esfuerzo de la Diputación de Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios