Cádiz

Crean la Asociación Española de Asherman con sede en Cádiz

  • Reclaman atención y que los casos graves no tengan que salir del país para operarse

El pasado mes de octubre se creó, con sede en Cádiz, la Asociación Española de Enfermas de Síndrome de Asherman-Fritz. Una entidad fundada por seis pacientes de distintos puntos de la geografía española que pretenden con esto lograr que se conozca esta rara enfermedad y que se les preste atención.

El síndrome de Asherman aparece cuando el útero tras una intervención (normalmente un legrado o raspado) cicatriza mal y las paredes del mismo se pegan entre sí.

Una enfermedad que, como recalca la gaditana Concepción Zamudio, fundadora de la asociación, "es desconocida y está completamente olvidada". Por eso entre los objetivos de estas mujeres está lograr que se sepa de su existencia y que se conozcan los problemas que afectan a las que laspadecen, que aseguran estar en una situación de "completo abandono e incomprensión". Asimismo pretenden que con ello también se logre diagnosticar aquellos casos que no lo están.

Por otro lado, un objetivo esencial de la asociación y una reivindicación necesaria es lograr que las pacientes que lo precisen pueden ser operadas en España. Al respecto Zamudio explica que hasta el momento, como es su propio caso, están yendo a operarse a Alemania. Una intervención que sufraga la seguridad social pero "sin embargo ya es posible realizar operaciones más avanzadas en Valencia pero no he logrado aún que me deriven allí". Especifica que en Alemania "la intervención consiste en separar la parte pegada del útero, pero vuelve a pegarse; en Valencia ponen un implante para evitar que esto suceda y alargar la vida del útero". Esto, para los casos más graves y en los que no se logra corregir el problema.

Concepción Zamudio pone como ejemplo su caso para dar a conocer la situación en la que se encuentra una enferma de síndrome de Asherman. Relata de este modo que su "pesadilla" comenzó en 2007 cuando se sometió a un aborto por malformación del feto, tras el que le practicaron un legrado. Después de la intervención empezó a tener problemas graves de sangrado, que concluyeron seis meses más tarde con el diagnóstico del síndrome en "estado inoperable". Tiempo este durante el que asegura que sufrió "abandono e incluso la burla médicas, pues cuando acudía al hospital insistiendo en que tenía algo me decían que mi mal estaba en mi mente". De hecho, realizó una reclamación patrimonial aún por resolver.

Concepción tenía entonces 29 años y se negó a asumir la pérdida de su fertilidad y "descubrí al único especialista en ese momento en toda Europa que está operando Ashermans inoperables. Me ha intervenido en dos ocasiones, pero el útero y cérvix no responden y se vuelven a pegar".

Es la formación de adherencias intrauterinas que suelen ocurrir como resultado de la cicatrización que se desarrolla después de una cirugía uterina. También puede ser resultado desinfección pélvica severa o en determinados casos de una infección por tuberculosis o esquistosomiasis.

Las adherencias pueden ocasionar amenorrea (ausencia de períodos menstruales), abortos espontáneos repetitivos e infertilidad.

Usualmente el examen pélvico es normal, por lo que para el diagnóstico se precisa una histeroscopia (se introduce una cámara en el útero).

En la mayoría de las mujeres, el síndrome de Asherman se puede curar con cirugía (depende del grado de la enfermedad), que hace posible que la paciente vuelva a ser fértil.

En España hay 150 casos de Asherman diagnosticados .

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios