Huelva

Dosis de salud, a lomos de un caballo

  • La Escuela Hípica de Huelva desarrolla sesiones de equinoterapia para pacientes de todas las edadesl proyectos Los profesionales que trabajan al frente del proyecto buscan ayudas para reducir los gastos a sus pacientes y construir una zona cubierta.

Mamífero perisodáctilo de la familia de los équidos, herbívoro, cuadrúpedo y de cuello largo y arqueado. Esta es la definición de caballo. Sin embargo, este animal puede alcanzar un significado aún más amplio y relevante desde el punto de vista médico ya que puede servir para combatir enfermedades. Se trata de la terapia conocida como equinoterapia, es decir, conjunto de diversas técnicas orientadas al tratamiento de personas con discapacidad, en las que el elemento central es el caballo. En este sentido, la Escuela Hípica de Huelva ha realizado una apuesta importante con la puesta en marcha de un proyecto basado en esta terapia, y que lleva en funcionamiento un año.

Es un tratamiento terapéutico, educativo y recreativo. Contribuye a mejorar significativamente las condiciones del desarrollo psico-físico social de las personas con discapacidad y con necesidades educativas especiales para una mejor calidad de vida. Así, "con el caballo se producen avances significativos en las áreas psicomotora, psicológica, de la comunicación y el lenguaje, y en el campo de la socialización", explica Rocío Leandro, directora y coordinadora del proyecto en la Escuela.

La equinoterapia está recomendada para personas con discapacidad del aparato locomotor, mental, parálisis cerebral, sensoriales y otras patologías que la clínica médica considere conveniente como terapia de rehabilitación. En este sentido, "no hay que pensar que sólo los niños o adolescentes pueden beneficiarse de esta terapia, también los adultos tienen la oportunidad de ello", añade Leandro.

A diferencia de las terapias convencionales, "con la equinoterapia los pacientes tienen una motivación extra gracias al contacto con el caballo, están más estimulados y responden mucho mejor que si estuvieran en una mesa", explica.

En la Escuela Hípica de Huelva se lleva a cabo un plan de trabajo individualizado, "lo que te permite sacar casi el máximo rendimiento de la terapia". Previamente se lleva a cabo un entrevista inicial, una evaluación de su diagnóstico y, a continuación, se trabaja en las áreas correspondientes.

En la terapia siempre intervienen 3 personas: el técnico de equitación terapéutica, dedicado al paciente; el monitor del caballo, encargado del animal, y un monitor de apoyo que, en muchos casos, son los propios familiares.

La sesión de equinoterapia está compuesta por varias fases. La primera es de calentamiento para evitar posibles tirones. Después tiene lugar el acercamiento al caballo, en la que el paciente acaricia al equino, lo cepilla y colabora, en la medida de los posible, en su preparación. A continuación, se procede a la monta del caballo durante unos 35 ó 40 minutos. Por último, se llevan a cabo una serie de estiramientos con el fin de que el paciente concluya la sesión relajado.

El caballo que se emplea en la equinoterapia debe reunir unas "características especiales no sólo en la doma sino también en la forma", según Leandro. "El animal tiene que ser noble, tranquilo y con varios años de edad -según la directora y coordinadora del centro- pero además, debe tener una cruz no muy pronunciada, una estatura media y ser redondito para que el paciente no se dañe ya que monta sólo sobre un sudadero al que se le pone un cinchuelo con una agarradera".

El grupo de profesionales que trabaja en este proyecto está "lleno de ilusión" ya que la experiencia hasta estos momentos está siendo "muy positiva", aclara Leandro. No obstante, el deseo de todos ellos es mejorar cada día. En este sentido, hay que destacar la necesidad e interés de buscar ayuda para hacer más asequible esta terapia, cuyo bono de 4 sesiones vale 100 euros y otro de 8, 180. "Hasta ahora hemos encontrado apoyo pero resulta insuficiente", comenta Rocío. Asimismo, la Escuela Hípica de Huelva está empeñada en construir una zona cubierta.

"Cada vez más los médicos aconsejan la equinoterapia como terapia alternativa", asegura la coordinadora, por lo que toda ayuda resulta bienvenida en beneficio de pacientes, familiares y profesionales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios