Córdoba

Estudios para todas las edades

  • La UCO inaugura el curso de la Cátedra Intergeneracional para mayores de 50 años, a la que este año asistirán 1.200 alumnos de la capital y la provincial formación La mayoría de los alumnos de la cátedra no pudieron iniciar sus estudios universitarios y acuden ahora para cubrir sus necesidades culturales; los cursos incluyen, además, visitas a museos y parques naturales.

Para iniciar estudios universitarios no hay un límite de edad, y prueba de ello son los más de 1.200 alumnos que ayer iniciaron el curso de la Cátedra Intergeneracional Profesor Francisco Santisteban de la Universidad de Córdoba (UCO). La encargada de inaugurar el curso de la cátedra fue la directora de Departamento de Botánica, Ecología y Fisiología Vegetal de la UCO, Carmen Galán, quien ofreció una conferencia basada en la salud y las enfermedades ambientales en la Facultad de Medicina. Galán destacó la importancia de este tipo de estudios, ya que "son fundamentales al ofrecer una oportunidad a los alumnos de estar al día en muchos temas actuales". Esta catedrática de la UCO incidió en los beneficios que reporta formar parte de la cátedra, ya que "participar en ella permite conocer la Universidad y tener una relación más estrecha y cercana" entre los alumnos y el profesorado. Galán también subrayó la importancia del "aprendizaje continuo". "Hay cosas que se van dejando de lado y luego se quieren recuperar", matizó.

La UCO puso en marcha estos estudios hace ya 11 años para impulsar programas de desarrollo, científicos y socio-culturales, orientados a personas mayores de 50 años con la finalidad de fomentar su promoción personal y la mejora de su calidad de vida. La cátedra incluye visitas tanto a parques y espacios naturales como a museos, exposiciones, monumentos o centros de interés artístico cultural.

Su actual directora, la profesora María José Porro, consideró que el éxito de los estudios se debe "al profesorado y también porque cubre una serie de necesidades de la población actual para cubrir su tiempo de ocio". Este año son 50 los profesores que se encargarán de impartir las charlas y acompañar a los alumnos en sus visitas, un comportamiento que, según Porro, hace que la relación entre ellos "sea más estrecha".

Porro destacó el aumento en casi un centenar del número de alumnos con respecto al año pasado y reconoció que buena parte de los estudiantes son "personas que no pudieron iniciar sus estudios" cuando eran jóvenes y su paso por la Universidad era "una asignatura pendiente". Apuntó también que la mayoría de los asistentes a la cátedra son mujeres, aunque en los últimos años "el número de hombres se va equilibrando".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios