nutrición

La dieta mediterránea reduce la pérdida de masa ósea en la osteoporosis

  • Un estudio británico demuestra los beneficios de mantener una alimentación saludable en la densidad de los huesos

Radiografía de cadera. Radiografía de cadera.

Radiografía de cadera. / archivo

Comer una dieta tipo mediterránea podría reducir la pérdida ósea en personas con osteoporosis, según una nueva investigación de la Universidad de East Anglia, en Reino Unido. Nuevos hallazgos publicados muestran que seguir una dieta rica en frutas, verduras, nueces, cereales sin refinar, aceite de oliva y pescado puede reducir la pérdida ósea de la cadera en solo 12 meses. El estudio, publicado en American Journal of Clinical Nutrition, es el primer ensayo clínico a largo plazo y paneuropeo que analiza el impacto de una dieta mediterránea en la salud ósea de los adultos mayores, según los autores. Se evaluó a más de 1.000 personas de entre 65 y 79 años y se asignó al azar a los voluntarios a uno de dos grupos: uno que siguió una dieta mediterránea y un grupo control que no lo hizo.

Se midió la densidad ósea al inicio del estudio y después de 12 meses. La dieta no tuvo un impacto discernible en los participantes con densidad ósea normal, pero sí tuvo un efecto en aquellos con osteoporosis. Las personas del grupo de control continuaron observando la disminución habitual de la densidad ósea relacionada con la edad, pero quienes siguieron la dieta experimentaron un aumento equivalente de la densidad ósea en una parte del cuerpo: el cuello femoral. Esta es el área que conecta el eje del hueso del muslo con su cabeza redondeada, que se adapta a la articulación de la cadera.

La profesora Susan Fairweather-Tait, de la Escuela de Medicina Norwich de la UEA, dice: "Ésta es un área particularmente sensible para la osteoporosis, ya que la pérdida de hueso en el cuello femoral a menudo es la causa de la fractura de cadera, que es común en personas mayores con osteoporosis". Asimismo, añade que "el hueso tarda mucho tiempo en formarse, por lo que la prueba de 12 meses, aunque fue una de las más largas hasta la fecha, todavía era un periodo de tiempo relativamente corto para mostrar un impacto. Así que el hecho de que pudimos ver una marcada diferencia entre los grupos incluso en solo esta área es significativo", recoge Europa Press.

El ensayo financiado por la UE, dirigido por la Universidad de Bolonia, fue completado por 1.142 participantes reclutados en cinco centros en Italia, Reino Unido, Países Bajos, Polonia y Francia. Aquellos participantes que siguieron la dieta mediterránea aumentaron su consumo de frutas, verduras, frutos secos, cereales sin refinar, aceite de oliva y pescado, consumieron pequeñas cantidades de productos lácteos y carne y tuvieron una ingesta moderada de alcohol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios