estudio

El enfoque sobre linfocitos B vira el rumbo de la esclerosis múltiple

  • Presentada una nueva opción terapéutica que permite personalizar mejor el tratamiento

Federico Plaza, director de Government Affairs en Roche, y Ángel Pérez Sempere, especialista en Neurología. Federico Plaza, director de Government Affairs en Roche, y Ángel Pérez Sempere, especialista en Neurología.

Federico Plaza, director de Government Affairs en Roche, y Ángel Pérez Sempere, especialista en Neurología. / m.g.

Uno de los hándicaps de la esclerosis múltiple (EM) es que realmente no se conoce cuál es el origen de la enfermedad. Se sabe que hay factores genéticos y factores medioambientales, pero no cuáles son realmente los factores de riesgo. Se sabe también que es una enfermedad que va en aumento. De hecho en los últimos años se han triplicado los casos, sobre todo en las mujeres, pero tampoco se conoce el motivo. Sin embargo, poco a poco la investigación va brindando esperanzas con nuevos descubrimientos y sobre todo, nuevos tratamientos.

Es el caso de ocrelizumab, una nueva terapia para la esclerosis múltiple comercializada por Roche como Ocrevus, y cuya financiación ya ha sido aprobada por el Sistema Nacional de Salud para pacientes adultos con formas recurrentes de esclerosis múltiple con enfermedad activa y para aquellos con la forma primaria progresiva en fase temprana, que presenten actividad inflamatoria.

Es el único fármaco para la forma primaria progresiva, que supone el 10% de los casos

Este nuevo anticuerpo monoclonal de uso hospitalario supone diferentes hitos para los pacientes. El primero de todos es que se trata del primer y único tratamiento aprobado para Esclerosis Múltiple Primaria Progresiva, una forma de la enfermedad que representa el 10% de los casos de EM.

El segundo es que es un medicamento cómodo, por así decirlo, ya que se administra de forma semestral, por lo que el paciente solo tiene que acudir al hospital dos días al año, sin necesidad de seguimiento, ya que tienen un mejor de perfil de seguridad, con un menor número de efectos secundarios. La tercera es que si bien hasta ahora la investigación en EM se centraba en los linfocitos T, ocrelizumab ha demostrado que los linfocitos B también tienen un papel protagonista en la enfermedad.

Como explica Xavier Montalbán, director del Centro de Esclerosis Múltiple en Cataluña, los resultados de la investigación de ocrelizumab permiten augurar "una vía de investigación clara en diversos tipos de enfermedades neurodegenerativas". Pero además, supone aportar un poco más de luz a la esclerosis múltiple, y aportar opciones para "optimizar mejores dosis y personalizar los tratamientos".

Una nueva línea de investigación en la que España tiene un papel destacado, no obstante, en los ensayos de ocrelizumab han participado un total de 19 hospitales españoles. Entre ellos destaca el papel del Hospital General Universitario de Alicante. Precisamente su jefe de sección de Neurología, Ángel Pérez Sempere, insistía en que "hasta ahora el papel de los linfocitos B estaba subestimado", y avanzar en este conocimiento, podría ser la clave respecto a cuál es el origen de la enfermedad, para así poder no solo frenar sus síntomas, sino también su aparición.

Como apuntaba Pérez Sempere, "la esclerosis múltiple es una enfermedad crónica, inflamatoria y que afecta al sistema nervioso central". Actualmente se calcula que en España afecta a un total de 47.000 personas, siendo la principal causa de discapacidad no traumática en adultos jóvenes, ya que la edad de diagnóstico está en torno a los 20 y 40 años. Además se trata de una enfermedad que afecta al doble de mujeres que a hombres, en el momento precisamente en el que se inicia un proyecto vital. Pese a todos estos datos, es más conocida como "la enfermedad de las mil caras", ya que puede afectar de múltiples formas. Pese a ello, los síntomas más comunes son la fatiga, la dificultad para caminar, los problemas visuales, los problemas de vejiga, la depresión y otros problemas cognitivos. Asimismo, la enfermedad puede presentarse en forma de brotes impredecibles que pueden aparecer en cualquier comento, o en su forma progresiva, que se caracteriza por la progresión de la discapacidad independiente de los brotes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios